imagotipo

Presupuesto de Egresos y Ley de Ingresos / Así es el Derecho / Élfego Bautista Pardo

  • Élfego Bautista

Cada uno de nosotros pagamos impuestos o derechos y contribuimos de alguna forma al erario público, pocas veces nos preguntamos acerca del proceso que debe seguirse para establecer las formas en que el Estado ha de obtener recursos para la consecución de sus fines, así como la manera en que se regula su ejercicio, ya que tanto la obtención como el gasto de ellos están sometidos a lo establecido en la ley. Debe seguirse un proceso legislativo especial al respecto, y sobre ese proceso me referiré en esta ocasión.

En atención a que en la madrugada del pasado trece de noviembre la Cámara de Diputados del Honorable Congreso de la Unión aprobó el Presupuesto de Egresos para el próximo año, el cual es esencial para la planeación del Desarrollo Nacional durante el 2016, y su aplicación repercute en cada uno de los ciudadanos que de alguna u otra forma aportamos al gasto público.

El Presupuesto de Egresos y la Ley de Ingresos de la Federación aprobada el 20 de octubre de este año, son instrumentos para la ejecución del plan nacional de desarrollo. El primero contiene todos los gastos que la Federación realizará durante el ejercicio fiscal, y la ley las normas de vigencia anual que orientan las políticas financieras, monetaria, crediticia, deuda pública y de ingresos públicos.

Año con año la aprobación de ambos instrumentos debe hacerse en ese orden: primero se planea la Ley de Ingresos, para conocer con cuántos recursos contará el Estado y posteriormente, saber cómo se aplicarán.

En el proceso legislativo en materia presupuestaria intervienen tanto el Poder Ejecutivo como el Legislativo. Comienza cuando el Ejecutivo Federal, mediante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, envía el Paquete Económico a la Cámara de Diputados. El Paquete Económico contiene el Presupuesto de Egresos, la Ley de Ingresos, la Miscelánea Fiscal y los Criterios Generales de Política Económica. En concreto, el Presupuesto se refiere a los gastos que pretende realizar el Estado; la Ley de Ingresos, como su nombre lo indica, a la fuente de sus recursos; la Miscelánea Fiscal, a las reformas legales necesarias en materia fiscal, y los Criterios de Política Económica vienen a ser las directrices que asumirá respecto a los principales indicadores macroeconómicos, como son el PIB (Producto Interno Bruto), el precio del petróleo, el tipo de cambio y la tasa de interés.

Por lo que hace a la iniciativa de la Ley de Ingresos, su examen, discusión, modificación y aprobación es competencia del Congreso de la Unión, es decir de la Cámara de Diputados y de Senadores, mediante un proceso legislativo en el cual la Cámara de Diputados se constituye en Cámara de origen, el Senado en revisora, y termina con la promulgación por parte del Ejecutivo; respecto al Presupuesto de Egresos, la facultad exclusiva de examinarlo, discutirlo, en su caso, modificarlo y aprobarlo, es de la referida Cámara de Diputados.

La entrega del Paquete Económico al Poder Legislativo debe ser a más tardar el 8 de septiembre de cada año; el plazo para su presentación puede ampliarse sólo a solicitud del Ejecutivo, siempre y cuando sea suficientemente justificada a juicio de la Cámara o de la Comisión Permanente, debiendo comparecer en todo caso el secretario del Despacho correspondiente, a informar de las razones que lo motiven.

La Ley de Ingresos debe estar aprobada por el Senado a más tardar el 31 de octubre y el Presupuesto de Egresos de la Federación a más tardar el día 15 de noviembre.

Es compromiso y obligación de todo ciudadano contribuir a los ingresos del Estado, pero también es nuestro derecho saber los procedimientos para remitirlos y los conceptos en que se gastará ese dinero. Somos parte de una sociedad en constante movimiento y desarrollo que día a día se construye en busca del mayor beneficio para cada uno de sus miembros.

Así es el Derecho