imagotipo

Presupuesto y reformas para la estabilidad y el desarrollo / Graciela Ortiz González

  • Graciela Ortiz

Al aprobar la Ley de Ingresos y la Miscelánea Fiscal para el próximo año, senadoras y senadores del PRI tuvimos como objetivo central garantizar que se mantuviera la estabilidad económica del país y se ampliaran las posibilidades de crecimiento y desarrollo que beneficien a la mayoría de la población.

En primer lugar, en la Ley de Ingresos que aprobamos buscamos garantizar que se tuviera una recaudación de recursos suficiente para atender las necesidades de las y los mexicanos, analizando con detenimiento la propuesta de presupuesto “Base Cero”, que representó prácticamente un nuevo diseño del gasto público, partiendo de una base de austeridad en el Gobierno federal y de atención a los requerimientos y necesidades prioritarias de los ciudadanos.

En ese nuevo diseño se cancelaron programas que traslapaban o duplicaban acciones y consecuentemente inversiones o gasto, definiendo con claridad el apoyo presupuestario a las áreas de mayor importancia para impulsar la economía y el desarrollo nacional, estimando que la recaudación llegará a 4.7 billones de pesos.

Con ese sentido y con tal propósito, se creó una bolsa de recursos destinada a proyectos de infraestructura en estados y municipios que produzcan empleos y abran posibilidades a inversiones privadas.

Se prevé que estados y municipios reciban más de dos billones de pesos para impulsar el desarrollo local y regional.

Consideramos razonable mantener una estimación de crecimiento económico de entre el 2.6 y el 3.6 por ciento, fijando un tipo de cambio de 16.40 pesos por dólar y un precio del barril de crudo de 50 dólares y tratando de mantener la inflación en solo el tres por ciento, como se ha venido logrando al mantenerla en mínimos históricos.

Además, se aprobó un mecanismo para que los ingresos derivados del remanente de operación del Banco de México se distribuyan para reducir el endeudamiento público.

Presupuesto responsable, austeridad racional en el gasto, impulso a la inversión pública en proyectos para el desarrollo regional, reducción del endeudamiento, proyección prudente del tipo de cambio y el ingreso petrolero, baja inflación, esas fueron las metas que buscamos alcanzar.

En la Miscelánea Fiscal, actuando con responsabilidad se reformaron varias disposiciones y no se aprobaron nuevos impuestos ni aumentos a los establecidos, y en el tema de las bebidas saborizadas, que tanta atención recibió de organismos y agrupaciones de la sociedad, interesadas en el combate a la obesidad y las enfermedades que de ella se derivan, se mantuvo el impuesto para desalentar su consumo excesivo.

Oros temas que se discutieron ampliamente, no solo en el Congreso sino en las expresiones de diversos sectores y grupos sociales: se modificó el Régimen de Incorporación Fiscal, incrementando de 100 a 250 pesos el monto para expedir comprobantes fiscales, lo que beneficia a pequeños comerciantes; se incrementó hasta el 15 por ciento el límite de deducciones personales a los causantes, se amplió la cantidad de deducible por concepto de adquisición de automóviles, lo que beneficia a pequeñas y medianas empresas; se amplió el catálogo de conceptos médicos que se pueden deducir en casos de incapacidad propia o de un miembro de la familia.

Se aprobaron incentivos fiscales para promover que las empresas inviertan en energías renovables, para proteger el medio ambiente y para impulsar la transparencia en el ejercicio de los recursos públicos; se facultó a la Auditoría Superior de la Federación para revisar los que se asignen a proyectos de infraestructura estatal y municipal.

Actuamos con gran responsabilidad, con la convicción de que el presupuesto y la Miscelánea Fiscal son dos instrumentos que permiten planear, prever, regular, manejar y ejecutar políticas públicas esenciales para mantener la estabilidad económica aún en un entorno global de variaciones o incertidumbres, al mismo tiempo que se pueda sostener un ritmo de inversión y promoción del empleo que aporte seguridad e ingreso creciente a las familias mexicanas, atendiendo y respondiendo a sus necesidades y aspiraciones, como lo ha propuesto de manera clara y con acciones responsables el presidente Enrique Peña Nieto.
* Senadora de la República por el Estado de Chihuahua, presidenta de la Comisión de Estudios Legislativos del Senado, LXIII Legislatura.

graciela.ortiz.glez@gog.org.mx

Twitter:@GOrtizGlez

Facebook: graciela.ortizgonzalez