imagotipo

PRI: cambio necesario

  • Jorge Schiaffino

Para el PRI es necesaria una operación política eficiente, capaz de mantener su voto duro y realizar en los próximos meses una movilización que le permita obtener resultados electorales favorables.

Enrique Ochoa enfrentará ya en el plano territorial regional, elecciones antesala del proceso electoral federal de 2018, unas elecciones críticas para el sistema de partidos en su conjunto y el reto de mantener la Presidencia y las mayorías en las Cámaras del Congreso de la Unión, después de la alternancia con el PAN tras 12 años.

Al momento de su elección como líder nacional, planteó a todo el priismo del país: “Estamos a tiempo de rectificar, contamos con la militancia activa de las mujeres y de los hombres, de su espíritu joven en todo el territorio nacional, en los comités seccionales, distritales y directivos estatales, así como en los consejos políticos estatales. Invítenme, compañeros, quiero dialogar abiertamente con ustedes.”

El PRI además de las alianzas electorales, debe concentrarse en transformar sus estatutos de forma que se pueda lograr un partido más competitivo y que reduzca al mínimo las probables pugnas internas por las postulaciones y/o la elección de las dirigencias, aun con mayor atención en las entidades donde el partido es oposición.

Las dificultades que se plantean en la operación política interna para adaptar las disposiciones en materia electoral con relación a la paridad de género y la forma en que se aplicará en las candidaturas en los procesos en general y en los casos en que se decida la reelección, son un ejemplo de aquello que se debe prevenir para no poner en riesgo el éxito en la jornada electoral.

La visión de Ochoa al llegar a la dirigencia fue la siguiente: “El PRI tiene una misión que cumplir en estos momentos, no podemos ignorar el problema, no podemos culparnos entre nosotros mismos y caer en el desánimo. No debemos renunciar a la esperanza, ni diluir nuestra responsabilidad, el camino es otro, tenemos que abrir las puertas del partido, abrir el espacio a la crítica y a la autocrítica… Debemos analizar qué errores hemos cometido para perder elecciones.”

La agenda de la próxima Asamblea Nacional tiene que modernizar todos aquellos aspectos de la normatividad interna que aseguren una mejor organización, mayor interacción con la sociedad y una más efectiva comunicación con la militancia, los simpatizantes y los electores en general. El PRI no debe dejar de ser un partido incluyente de corrientes, grupos y equilibrado en su representación, de forma que se pueda actuar como una entidad sólida como corresponde a su historia.

Existe confianza en las decisiones del presidente Peña Nieto, así como en el trabajo político de Enrique Ochoa para llevar la transformación de México al interior del PRI y que este proceso se concrete en un partido fuerte y unido, listo a ganar los procesos de 2017 y de 2018.

Otra buena noticia generada en el Consejo Político Nacional es la creación de la Secretaría de Estados y Municipios en oposición, de la que si se nos permite, estaremos hablando en nuestro próximo artículo.
jorgeschiaffinoisunza@yahoo.com.mx