imagotipo

PRI vs PRI

  • Pedro de León Mojarro

El viernes pasado llevaron a cabo una reunión alrededor de 90 priistas del grupo denominado “Alianza Generacional”, convocado por José Ramón Martel y José Encarnación Alfaro, ambos exdirigentes nacionales de la Juventud del PRI y exdiputados federales.

En esta reunión a la que asistió la precandidata a la Presidencia de la República, Ivonne Ortega, se expresó con claridad el sentimiento de una buena parte de priístas del país: “Si hay oídos sordos repensaremos qué vamos a hacer… somos muchos los que pensamos lo mismo, los que pensamos igual; perdón por la expresión, los que estamos hasta la madre de seguir perdiendo el prestigio del PRI con lo que se está viviendo…”, dijo José Ramón Martel.

“El nuevo PRI en el que pensábamos y esperábamos con la llegada de Peña Nieto a la presidencia, nunca apareció, por el contrario la imposición las decisiones cupulares y el dedazo se impusieron; confundimos disciplina partidaria con sumisión y obediencia ciega, la iniciativa y la creatividad en el partido se sustituyeron por el acatamiento a la línea y a la instrucción desde arriba” es una reflexión que un connotado priísta zacatecano, exdirigente del partido me hizo hace unos días.

En 1987 el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo y otros conformaron la “Corriente Democrática”; intentaron más o menos lo mismo de lo que han expresado el grupo de priistas de “Alianza Generacional”.

La respuesta a Cuauhtémoc Cárdenas fue ignorar, excluir y tacharlos de disidentes, lo que ocasionó la primera gran ruptura del PRI, que casi le cuesta la Presidencia.

En 2005 la maestra Elba Esther Gordillo siendo Secretaria General del PRI protagonizó la segunda ruptura ante la cerrazón y la exclusión de Roberto Madrazo presidente nacional quien a la postre, como candidato llevó a su partido al tercer lugar en la elección presidencial en el 2006.

Ante la queja de los priistas, la respuesta del senador Arturo Zamora líder CNOP, no se hizo esperar: “Son políticos de café que se reunieron a criticar y a dañar a nuestro partido. No representan al priismo nacional, sobre todo porque sus palabras están expresadas desde la frustración”, expresión similar a las que conocimos cuando Cuauhtémoc Cárdenas se atrevió a disentir.

Personalmente conozco a varios de los que ahí se expresaron; Ivonne Ortega, mujer y política ejemplar, exgobernadora con muy buenos resultados; Jaime Santoyo, político zacatecano, exsecretario general de gobierno, Notario Público intachable en el ejercicio de su función; José Encarnación Alfaro y otros políticos de carrera, leales y congruentes con su ideología.

El planteamiento central de este grupo es: no al dedazo, consulta a la base y ciudadanía para la selección de candidatos en el proceso del 2018, y adicionalmente se manifiestan en contra de la corrupción de sus
gobernantes.

En los próximos días veremos el desenlace de esto, que siendo un planteamiento de elemental sentido común, puede derivar en la tercera ruptura que le dé el tiro de gracia al otrora partidazo. Más de cuatro millones de votos perdidos y la aprobación del presidente de solo 2 de cada 10 mexicanos, no son cosa menor. En el PRI “evolucionar o morir”.

P.D. Los “disidentes” del PRI coinciden con Manlio Fabio: “queremos un presidente fuerte por sus instituciones, no un presidente absoluto”.

*Miembro de Unidos Podemos A.C. ZACATECAS

Correo: pedro_deleonm@hotmail.com

FB: Pedro de León Mojarro

@Pdeleonm

Sitio Web: www.pedrodeleon.mx