imagotipo

Problemas de comportamiento en el niño

  • Salud: Dr. Jonatan Escobar

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es una entidad clínica caracterizada por niños sumamente inquietos que en todo momento se están moviendo al tiempo que muestran marcada dificultad para prestar atención a su entorno, si bien los lectores que tengan experiencia en la crianza o contacto continuo con niños pequeños sabrán que éstos en todo momento se encuentran desbordados de energía , que disfrutan de jugar y que les presten atención al tiempo que en ocasiones son renuentes a hacer tareas escolares o participar en labores domésticas en el hogar, sin embargo los niños sin trastorno por déficit de atención e hiperactividad logran desempeñar un adecuado papel en el hogar y el colegio, es decir su rendimiento académico es aceptable al tiempo que logra acatar la normatividad y reglas impuestas en el seno de la familia para favorecer la convivencia de la misma, los niños con TDAH sin embargo, fracasan en el colegio, en la convivencia con sus compañeros e incluso en desempeñar un rol por lo demás adecuado en su hogar, dadas su marcadas dificultades para enfocar la atención no logran concretar los trabajos, son lentos, se atrasan con respecto a sus compañeros, sus calificaciones suelen ser bajas y con ellos acarrean problemas con lo que respecta a su autoestima llegando a presentar cuadros depresivos, por otro lado al no logar contener su energía no pueden permanecer sentados ni quietos siendo objeto de regaños por parte de sus profesores lo cual puede mermar aún más su autoestima, otro problema que recae en los niños con TDAH es que resultan sumamente impulsivos e irritables, se enojan con facilidad al tiempo que no logran ser pacientes por lo que no esperan su turno, arrebatan los objetos, son incapaces de trabajar en equipo, no acatan normas y reglas interrumpe las conversaciones de los demás entre otras situaciones.

He descrito de forma breve y somera cómo se comporta un infante con TDAH, en realidad resultan ser niños complicados que son rechazados por los compañeros al no logar convivir con ellos, suelen ser amedrentados por sus profesores y padres dado su comportamiento, motivos por los cuales como ya se mencionó renglones arriba cursan con cuadros depresivos, sin embargo también se asocia a trastornos formales del comportamiento en el infante y trastornos de ansiedad, el niño al fracasar continua y rotundamente en el colegio y otras áreas suele creer que es tonto, sin embargo los mismos por lo general poseen una inteligencia normal y en ocasiones incluso superior por lo que con memoria y poder deductivo logran compensar sus déficits hasta ciertos grados escolares, sin embargo en algún punto se verán rebasados por las exigencias académicas y sociales momento en el cual las comorbilidades ya mencionadas como la depresión y ansiedad harán acto de presencia en el infante, sin embargo no es su culpa, el TDAH se encuentra asociado a problemas sutiles en el desarrollo neurológico del niño, motivo por el cual el cerebro del mismo regula de forma anómala ciertos neurotransmisores principalmente la dopamina, dado lo anterior el neuropediatra quien es el médico especialista de los niños quien a su vez ha invertido algunos años de su vida en enfocarse al estudio del cerebro de los mismos participa en el tratamiento de éstos casos, sin embargo a título personal considero que el más apto para afrontar y tratar éstas situaciones es el paidopsiquiatra, quien es el psiquiatra que posteriormente se especializa en los niños, ya que éste logrará identificar los cuadros psiquiátricos frecuentemente asociados al TDAH y brindar tratamiento al respecto, con lo que refiere al TDAH actualmente existen muchos fármacos altamente eficaces que logran remitir casi en su totalidad todos los síntomas del TDAH, con lo cual el infante logará incorporarse y adaptarse perfectamente al colegio y dinámica familiar.

Existe mucha incertidumbre entre los padres pues suelen plantear las siguientes preguntas: ¿Cómo es posible que mi hijo necesite medicamento psiquiátrico?, ¿Si se vuelve adicto?, ¿Qué dirá la gente de que llevo a mi hijo con el psiquiatra?, sin embargo el medicamento resulta sumamente seguro, al tiempo que es sumamente más prudente tratar al infante y evitar que atraviese por periodos de miedo, tristeza e incapacidad de vincularse con los demás por su comportamiento.

Para mayor información quedo a sus órdenes querido lector al correo bioplutarco01@hotmail.com o al Facebook Jonatan Escobar.