imagotipo

Profesión Escritora

  • Profesión escritora: Andrea Balanzario

  • Andrea Balanzario
  • Tres libros para conocer a Simone de Beauvoir

Una de las intelectuales más interesantes del siglo XX, estandarte ideológico de la liberación e inspiración para legiones de mujeres en todo el mundo, Simone de Beauvoir vivió en un cruce de corrientes, el existencialismo y el marxismo, con ambas dialogó para formarse como mujer apropiada de su cuerpo, mente y deseos, para ella, lo fundamental fue cuestionar el mundo. “Cuando era niña, cuando era adolescente, los libros me salvaron de la desesperación: eso me convenció de que la cultura era el valor más alto”, lee su obra, te invitará a pensar tu lugar en el mundo.

El segundo sexo

No solo ha nutrido a todo el feminismo que se ha hecho en la segunda mitad del siglo, sino que es el ensayo feminista más importante del siglo pasado. Todo lo que se ha escrito después en el campo de la teoría feminista ha tenido que partir de esta obra, bien para continuarla en sus planteamientos y seguir desarrollándolos, o para criticarlos oponiéndose a ellos. “El segundo sexo”, el ensayo de una filósofa existencialista, se encuadra en el ámbito más amplio de un pensamiento ilustrado que toma de la ilustración precisamente sus aspectos positivos, emancipatorios; ante todo, una concepción igualitaria de los seres humanos, según la cual la diferencia de sexos no altera su radical igualdad de condición. Al mismo tiempo, es un ensayo filosófico que analiza el hecho de la condición femenina en las sociedades occidentales desde múltiples puntos de vista: el científico, el histórico, el psicológico, el sociológico, el ontológico y el cultural. Se trata de un estudio totalizador donde se investiga el porqué de la situación en que se encuentra esa mitad de la humanidad que somos las mujeres.

Memorias de una joven formal

Historia de una conciencia que se revela a sí misma en la libertad y en la “necesidad aplastante”, de acuerdo con la frase de Hegel según la cual ”a esencia del derecho y del deber y la esencia del sujeto pensante y actuante son absolutamente idénticas”, la vida que Simone de Beauvoir nos cuenta en los tres tomos de su autobiografía —“Memorias de una joven formal”, “La fuerza de las cosas”, “La plenitud de la vida” —, es ante todo la búsqueda de una exigencia absoluta en la relatividad de la existencia, es decir, en el tiempo como actualidad concreta, en la suma de ambigüedades y contradicciones de lo que podría llamarse “la opacidad de la empresa de vivir” común a todos los seres humanos y que la literatura transforma en transparencia, pues nadie se comprende a sí mismo sino a través de los demás. “Hay que hablar del fracaso, del escándalo, de la muerte, no para desesperar a las lectoras sino al contrario, para intentar salvarlas de la desesperación. Una desgracia que encuentra palabras para decirse ya no es una exclusión radical. El lenguaje nos reintegra a la comunidad humana”.

Los mandarines

Henri miró por última vez hacia el cielo: un cristal negro. Mil aviones desgarrando ese silencio, era difícil de imaginar; sin embargo, las palabras entrechocaban en su cabeza con ruido triunfal: ofensiva detenida, derrota alemana, voy a poder partir. Al llegar a la esquina dio la vuelta. Las calles olerían a aceite y a azahares, la gente conversaría en las terrazas iluminadas y él tomaría café auténtico al son de las guitarras. Sus ojos, sus manos, su piel tenían hambre; ¡qué largo ayuno! Subió lentamente la escalera iluminada”. Los mandarines es sin duda la novela documental más importante que se haya escrito hasta ahora sobre los años de la posguerra francesa. Libro en clave, donde aparecen, apenas disimuladas, las figuras de Sartre —Dubreuilh—, Camus —Henri Perron— y Simone de Beauvoir —Anne—, no es, sin embargo, como ha señalado la misma autora, ni una novela autobiográfica ni un reportaje, sino una evocación. “Los mandarines” describe admirablemente la atmósfera cultural y política de la guerra fría, y el ambiguo y desgarrado papel de intelectuales y artistas que predicaban entonces la necesidad, dramática y cotidiana, de una nueva y auténtica moral fundada en la responsabilidad del hombre. Los libros de Simone de Beauvoir están disponibles en todas las librerías mexicanas.