imagotipo

Profesión escritora

  • Profesión escritora: Andrea Balanzario

Muriel Spark, redescubierta

Muriel Spark, seudónimo de Muriel Sarah Camberg, nació en febrero de 1918 en Edimburgo, Escocia. Se casó a los 19 y se fue a vivir a Rhodesia —actual Zimbawe— donde nació su hijo; no obstante, su matrimonio no terminó pronto. Durante la Segunda Guerra Mundial trabajó en la propaganda anti nazi para la Oficina de Extranjería Británica. Se convirtió al catolicismo en 1954 y, casi al mismo tiempo, cambió su residencia a Italia en 1967. Spark fue nominada dos veces a los prestigiosos Premios Booker. Su última novela, The Finishing School, fue publicada en 2004. Su trabajo más conocido es La plenitud de la señorita Brodie. Murió en Italia a los 88 años y fue enterrada en la Toscana el 15 de abril de 2006.

Hasta aquí, todo parece igual a la biografía compacta de cualquier escritora, sin embargo, Muriel Spark es redescubierta y calificada como “autora adelantada”, “milagrosamente divertida e inteligente”, tanto como para ser postulada para al Premio Booker Póstum. Graciosa e irónica, su narrativa ahora disfruta un renacimiento entre investigadoras literarias y nuevas lectoras gracias a la inmediatez de los libros electrónicos; si no la conoces, no dejes de leerla:

LA PLENITUD DE LA SEÑORITA BRODIE

En la década de los años 30 del siglo pasado, la señorita Jean Brodie es maestra en una escuela femenina de Edimburgo. Entre sus alumnas, selecciona cada año a un grupo de niñas especiales a las que inculca sus ideas morales y estéticas con el propósito de evitarles un futuro de rutina y de vulgaridad. Pero sus métodos pedagógicos entrarán en conflicto con las convenciones establecidas, a la vez que irán derivando hacia una decidida manipulación de la mentalidad de su grupo selecto de alumnas, hasta el punto de urdir para ellas estrategias sexuales arriesgadas y de intentar determinarles el porvenir. Con esta novela Muriel Spark nos introduce en un mundo de apariencia inocente pero de fondo revuelto, en el que los anhelos y las frustraciones, las intrigas amorosas y profesionales, las devociones y los rencores se entremezclan de forma sutil e inexorable, tejiendo un pequeño tapiz que representa los dobleces y meandros más profundos de la condición humana.

MEMENTO MORI

En Londres a finales de la década de 1950, un grupo de ancianos, todos británicos, de posición acomodada que se conocen desde hace más de 50 años, empiezan a recibir una serie de llamadas inquietantes. Una voz anónima en el teléfono les hace una sencilla petición, “Recuerda que debes morir”. Para cada uno de ellos la voz es diferente —joven, vieja, madura, hombre, mujer— y la policía es incapaz de localizar las llamadas y detener al grupo de bromistas. Estas llamadas provocan una reacción diferente en cada uno de los ancianos, que acaban destapando secretos, envidias, infidelidades, y escándalos largamente olvidados, que empiezan a resquebrajar la apariencia de respetable brillo de sus vidas. Cada uno de los personajes intenta conservar su fachada, intentando mantener oculto el pasado, mientras se enfrentan a los achaques inevitables de las veces y se ve confrontado con ese ‘memento mori’, ese recuerdo de la muerte, que se vislumbra al final del camino.

RECUERDA: VAS A MORIR

Vive a plenitud cada momento, eso es Memento Mori, una divertida reflexión sobre la muerte que deja en la lectora una vivificante sensación y una crítica sutil y feroz a un mundo en decadencia, basado en las apariencias y la hipocresía, que son a la vez el sostén de los personajes y su mayor amenaza. En Memento Mori se puede encontrar un heredera del estilo brillante de Evelyn Waugh, por la economía y sencillez de su narrativa, esto es, la continua invención de sorpresas, la eficiencia de los diálogos y el tono controlado. Es el más destacable de los logros de Spark: nada es forzado… mucho menos el humor.