imagotipo

Puebla ¿segura? / Punto de Vista / Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

Puebla, la capital del Estado, mantenía un perfil de ciudad segura. Hasta hace cuatro años era posible caminar por sus calles y admirar las bellezas coloniales que la componen. De pronto comenzó a descomponerse. Aparecieron criminales que controlaban organizaciones de traficantes de drogas. También se comenzaron a elevar los índices de inseguridad y violencia. No solo en la Angelpolis sino en el resto de la entidad.

¿Cuándo perdió Puebla su estatus de ciudad segura?

Seguramente comenzó a contaminarse por el efecto cucaracha. Entre más efectividad se registra en contra del crimen organizado, más se mueven los criminales. Probablemente porque en Veracruz y en la sierra oriental, por donde hay cruces limítrofes de Guerrero y Oaxaca, Puebla haya sido seleccionada por los violadores de la ley. Sin embargo, no es excusa. Para eso hay cuerpos policíacos. Para eso la buena relación del gobernador con la Federación. Puede solicitar la presencia de fuerzas federales y frenar lo que parece se está convirtiendo en un problema de gravedad.

Esta semana que termina Puebla ha sido objeto de noticia. Y no porque se hayan mejorado las condiciones de los habitantes. Tampoco por las grandes inversiones que han arribado. Menos por haber alcanzado un crecimiento en los empleos. No, qué va. La noticia que ha circulado es la aparición de cuerpos humanos entambados. Sí, como aquellos que surgían un día sí y otro también en Tamaulipas.

Con Blanca Alcalá, presidenta municipal de Puebla, se recuperaron espacios y el crimen organizado no tenía cabida. Con Antonio Tony Gali, se descompuso. ¿Qué pasó?

Twitter: @jesusmichelMx