imagotipo

¿Puede cumplir Trump sus promesas?

  • Federico Ling Sanz

  • Federico Ling Sanz Cerrada

Mucho hemos hablado durante los últimos días sobre lo sucedido en las elecciones presidenciales de Estados Unidos el martes pasado. La mañana del miércoles, todos nos levantamos con cara de sorpresa, negación, indignación, coraje, etc. ¿Cómo era posible que Trump ganara la Presidencia en las elecciones y –además– se llevara carro completo en las elecciones legislativas también? La pregunta que todos nos hacemos es: ¿Puede Trump cumplir sus promesas de campaña? ¿Va a construir un muro en la frontera, a deportar a millones de personas, a cancelar las visas de trabajo, a sacar al país del Tratado de Libre Comercio, etc? La respuesta a la pregunta es: sí. Y lo digo con todo el pesar del que soy capaz, pero siempre partiendo de una posición realista.

Desde hace más de 15 meses subestimamos a Donald Trump, pensando en que no cumpliría su sueño de ser Presidente. Que jamás sería el candidato del Partido Republicano, o que incluso siéndolo, nunca se convertiría en Presidente. Minimizamos sus posibilidades de llegar a la Casa Blanca, y dijimos: jamás lo va a conseguir, sobre todo cuando hay grabaciones grotescas de lo que piensa de las mujeres y después de los debates con Hillary. Todos creímos que la razón se impondría en esta lucha irracional, divisiva y de odio. Pero no fue así. Y Trump arrasó. El voto secreto y una serie de factores que analizaremos con calma más adelante llevarán al millonario al 1600 de Pennsylvania Avenue en Washington DC. Y en este punto ya no hay nada que se pueda hacer.

¿Va a cumplir Trump sus promesas de campaña? La respuesta es sí. Las va a cumplir, porque de eso se trata su llegada a la Presidencia. México es el enemigo imaginario de los estadunidenses, aquel que necesitaban para culparnos de todo lo malo que sucede al norte del Río Bravo. Somos los causantes de todas las desgracias. Ya se sabe que todos los cuentos necesitan a un villano: y México es el villano favorito de Trump. Pero además somos un villano muy cómodo, porque Trump tratará de ponernos de rodillas. ¿Cómo se opondrá México categóricamente a Trump para no renegociar el NAFTA, para evitar que construya el muro, para evitar que imponga gravámenes a las remesas? México –si no juega bien sus cartas– va a ser la piñata de la Presidencia de Trump. Por esa razón, necesitamos concentrarnos en tres temas solamente. Nuestra posición tendría que utilizar la misma estrategia del magnate: sencillez en los temas y simplicidad en la comunicación.

Sugiero que México defienda su posición en el NAFTA. No debe aceptar la renegociación del Tratado bajo ninguna circunstancia. En segundo lugar, México debe concentrarse en evitar la construcción de un muro y pugnar por crear un perímetro de seguridad en la región, y por último, debe concentrar su energía en proteger a las comunidades de mexicanos en una posición vulnerable en Estados Unidos. De allí en fuera, el resto de los temas no parece tener cabida en la administración del presidente Trump. La realidad ha llegado de manera cruda y México solamente tendrá una oportunidad de hacer valer su posición (y tiene que hacerlo rápido). Debe buscar todas las alianzas posibles (la mayor cantidad de ellas dentro de Estados Unidos –sociedad civil, ciudadanos, empresarios, etc.- y debe actuar en consecuencia. No hay tiempo que perder. El peor error sería volver a subestimar a Trump. México no está derrotado, pero debe actuar con celeridad y con astucia.

www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en análisis político y medios de información