imagotipo

Puente de la Unidad

  • Raúl Aarón Pozos

  • Raúl Aarón Pozos Lanz

Los caminos y los puentes unen, solidifican y estrechan lazos. El ser humano ha transitado por ellos caminando, a lomo de caballos y otros animales, en carretas, en automóviles. Por ahí ha fluido el avance de la humanidad a través de los siglos y hoy no podríamos entender la modernidad sin estas obras que nos acercan, conectan y hacen posible la comunicación, el abastecimiento, la recreación y el trabajo mismo.

Un puente, el de la Unidad en Campeche, es el que nos ocupa. Se llama así, Puente de la Unidad, y fue construido y entregado en el año 1982, en las postrimerías del Gobierno del presidente José López Portillo, durante el periodo del gobernador Eugenio Echeverría Castellot. Desde ese año, el Puente de la Unidad, con longitud de tres kilómetros 277 metros, comunica la Isla del Carmen, la más poblada del país y asiento de la más importante actividad petrolera, con el macizo continental.

El Puente de la Unidad cumplió 34 años de servicio. Ha sido fundamental para la vida productiva de Ciudad del Carmen y de Campeche, pero su vida ha llegado a su fin. Los informes técnicos que hemos tenido a la vista en los últimos años apuntan al debilitamiento de su estructura y, pese a los esfuerzos de mantenimiento, lo recomendado por los expertos es la construcción de otro puente.

La planeación, programación presupuestal y búsqueda de fuentes de financiamiento, empezó hace algunos años. Sin embargo, por circunstancias ajenas al interés de los ciudadanos que esperan esa nueva obra para no poner en riesgo sus vidas al transitar por el Puente, no se ha podido ejecutar.

En enero de 2016, el gobernador Alejandro Moreno Cárdenas dijo a los carmelitas que se hará el nuevo Puente de la Unidad, con un costo de alrededor de mil 800 millones de pesos. Un compromiso en conjunto con el Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, que reiteró en su Primer Informe: “el puente se hace porque se hace”.

El compromiso es claro y tiene fecha de entrega: mayo de 2017.

Como Senador, representante del Estado de Campeche, y en acompañamiento a las gestiones del gobernador Moreno Cárdenas, he trabajado para que este puente sea una realidad para todos los habitantes de Ciudad del Carmen que por años han estado rezagados, a pesar de vivir en una de las zonas que más ingresos ha generado para el país a lo largo de las últimas décadas. Hoy, es de especial importancia darles a los carmelitas la infraestructura necesaria para salir adelante y que puedan tener acceso a otras fuentes económicas ya que las afectaciones que han sufrido por la baja en los precios del petróleo han sido devastadoras.

Debe ser compromiso de todos los servidores públicos buscar beneficios para nuestra gente y crear puentes intangibles que abran la comunicación con todos los ámbitos de Gobierno y poder hacer realidad los puentes físicos que permitan impulsar el desarrollo. El Gobierno federal, hoy nos abre las puertas y es nuestra responsabilidad utilizar estos canales y colaborar en el crecimiento de Campeche y de todos los Estados del país.