imagotipo

Puertos verdes en favor del medio ambiente

  • Aarón Irizar López

Como un país bioceánico, México se beneficia enormemente de las actividades económicas y productivas que le brindan el mar y las costas, como la pesca, la extracción de hidrocarburos, el comercio portuario, el turismo de playa, entre otras.

De las 32 entidades de la República Mexicana, 17 de ellos cuentan con litorales, que suman en total una extensión superior a los 11 mil 200 kilómetros, lo cual ubica a nuestro país entre los primeros quince a nivel mundial con mayor extensión de costas.

Los puertos son de gran relevancia para la economía nacional, ya que contribuyen al desarrollo regional, la creación de empleos e infraestructura y de bienestar social, así como una mayor productividad y competitividad a nivel internacional. El Sistema Portuario Nacional comprende un total de 117 puertos y terminales habilitados, México se encuentra entre los diez primeros países con los puertos más importantes de América Latina, gracias al de Manzanillo.

No obstante, los complejos industriales portuarios también son causantes de grandes cantidades de contaminación en el agua, aire y ecosistemas. Gran parte de las ciudades o comunidades costeras en donde existe algún puerto tienen una mala calidad del aire, debido a las emisiones gases contaminantes de los grandes barcos y buques mercantes y por la actividad portuaria realizada a diario.

De acuerdo con un estudio efectuado por la Administración Oceánica y Atmosférica Estadounidense (NOAA, por sus siglas en inglés), la navegación marítima comercial, en conjunto, emite cerca de la mitad de emisiones contaminantes que la que despiden los automóviles, alcanzando las 900 mil toneladas métricas de partículas contaminantes al año. Los gases tóxicos emitidos por el tráfico marítimo podrían ser los causantes de cerca de 60 mil muertes al año.

Entre más grandes sean los barcos, mayores cantidades de contaminantes emiten. Se calcula que debido al tamaño de sus motores, los barcos de mayor tamaño pueden usar tanto combustible como el que usaría una central termoeléctrica pequeña, además, por la baja calidad de los combustibles que utilizan, la contaminación es mayor y mucho más peligrosa.

En este escenario, los Puertos Verdes surgen como una solución a la contaminación del tráfico marítimo, mejorando la eficiencia y competitividad de los puertos con mejores prácticas en materia medioambiental. Buscan desarrollar sus actividades minimizando su impacto ambiental, promoviendo el uso de las energías renovables, modernizando sus servicios y estableciendo medidas y altos estándares de sustentabilidad a sus usuarios.

En México, la actual administración se ha comprometido a que todos los puertos del país adquieran la certificación de Puertos Verdes, otorgada por el organismo europeo ESPO/EcoPorts. Hasta el momento, los de Ensenada, Lázaro Cárdenas y Puerto Vallarta, cuentan con esta certificación y son tres de los únicos cuatro en toda América.

Con esta iniciativa se pretende disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero ocasionado por las actividades portuarias, reducir la contaminación del agua y mejorar su aprovechamiento, utilizar energías alternas, mejorar la separación de residuos y reducir costos.

Con el establecimiento de Puertos Verdes, México se coloca a la vanguardia en materia de gestión ambiental de las actividades portuarias y como un referente a nivel mundial en el cuidado al medio ambiente.