imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Andrés Manuel Goebbels repite la mentira hasta tratar de volverla verdad. Es el personaje de caricatura, aquel que busca engañar pretendiendo que nadie se de cuenta. Tiene la obsesión de ser Presidente “legal”, porque ya fue el “legítimo”.

La incongruencia lo acompaña, como parte de su ser. Un ejemplo: si ganamos la Presidencia a la mafia le daremos amnistía. Ignorante de la Ley. La amnistía solamente la puede conceder el Congreso de la Unión, no el Presidente de la República.

Mentiroso patológico, porque no explica cómo adquirió las propiedades que “generosamente” heredó en vida a sus hijos. Presuntuoso de su “verdad y honestidad”, insiste en señalar que en Morena “no mentimos”, aunque la mentira sea su compañera de viaje.

Andrés Manuel Goebbels carece de calidad moral. En El Sol de México publicamos un trabajo especial en el que se denuncia que todos aquellos servidores públicos que fueron postulados por su partido, sí el de su propiedad, tienen que aportar 50 por ciento de sus salarios. Dinero que ingresa a los bolsillos del tabasqueño sin comprobación alguna. Dinero que no se declara a la Secretaría de Hacienda vía el SAT. Plantea que Salinas, Fox y Calderón presenten su declaración 3de3. La legislación aplica para los servidores públicos en activo. Ninguno de los tres trabaja en el sector público. No están obligados.

Andrés Manuel Goebbels sí. Recibe dineros públicos: las prerrogativas que le asigna el INE. Está obligado a transparentarlas. No le importa. Todos son ladrones, menos él. Y quienes le acompañan en su proyecto son inmaculados.vacunados contra todo virus corruptor.