imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Conozco a Luis Raúl González Pérez y sé que es honesto consigo mismo. Por ello no entraré en la polémica de si hubo o no ejecuciones extrajudiciales o si se abusó de la fuerza letal por parte de la Policía Federal. Tampoco defenderé ni cuestionaré a Renato Sales Heredia, a quien conocí cuando fungía como subprocurador de procesos en la PGJDF. No.

Lo que me llama poderosamente la atención es que la recomendación de la CNDH al Gobierno federal por el caso Tanhuato, en donde murieron 42 criminales y un federal, surja a solamente 13 días del cuarto informe del presidente Peña Nieto. Me pregunto con preocupación si no hay pólvora en contra del Estado Mexicano.

Porque una recomendación por la “ejecución extrajudicial de 22 personas”, va a dar la vuelta al mundo y de nueva cuenta, México estará en el ojo del huracán por la ausencia de “respeto a los derechos humanos”. Ayotzinapa, Tlatlaya y ahora Tanhuato. ¿Es acaso México el paladín de la violación de los derechos humanos?

¡Por supuesto que no! Se sostiene que los “presuntos”, aunque los aprehendan infraganti, tiene derechos humanos. Ellos, los “presuntos” no respetan la vida, los cuerpos, las familias de sus víctimas. Son la “bondad” personificada.

No entiendo a Luis Raúl González. No necesita ser protagonista de la historia para escribir su nombre en letras de oro. No es exhibiendo a las instituciones como lo logrará. Concediendo sin aceptar que existiera abuso de la fuerza letal ¿cómo defenderse de quienes tienen hasta lanzamisiles? Tengo la impresión de que podría haber gato encerrado. No por la recomendación, sí por los tiempos en que se publicita.