imagotipo

Punto de Vista

  • Jesús Michel

  • Jesús Michel Narváez
  • Reto disidente…

Sesenta mil elementos policíacos de los tres niveles de Gobierno resguardarán las escuelas ubicadas en cinco entidades controladas por la disidencia magisterial, reveló El Sol de México en su edición de ayer. Y la dirigencia de la CNTE corroboró que no reiniciará hoy el ciclo escolar en Oaxaca, Chiapas, Michoacán, Guerrero y parte del Distrito Federal. “Les hemos dicho a los padres que es mejor perder unos días de clases que la educación pública”, afirma con cinismo Gonzalo Martínez, integrante de la sección 9.

Destinar el 15 por ciento de la fuerza policíaca federal, estatal y municipal, representa una importante desviación de recursos; sin embargo, sería lo de menos. Lo más es que haya enfrentamientos con los disidentes y que, por desgracia, se pierdan vidas. A ello hay que sumar los días en que no tendrán educación los niños y adolescentes. Un reto más de los centistas que acusan al Gobierno federal de “administrar el conflicto”. No explican que gana el poder público con no concederles sus reclamos: libertad de unos 30 maestros encarcelados, descongelación de las millonarias cuentas bancarias, pago de salarios retenidos por incumplimiento laboral, apertura de nuevas plazas, cancelación de la evaluación y, por supuesto, abrogación de la Reforma Educativa.  Si los disidentes concretan su amenaza, unos cinco millones de educandos seguirán perdiendo clases, no solamente unos días, ya que el paro magisterial prevalece desde hace 97 días. Es un nuevo reto a la autoridad legítima y legal. Es estirar la liga que bien podría romperse hoy. ¿Ganarán algo los maestros si esto ocurre? No lo sé.