imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Jesús Michel Narváez

 

¿Es el arranque..?

 

Cuarto Informe. Inicio del quinto año de Gobierno. Año en el que se deberá tomar la decisión de quién sucede al presidente Peña Nieto. Y no es otro, que él mismo, quien deberá asumir la responsabilidad de impulsar al o la política que compita, cuando menos, en la liza electoral por la preciada Silla del Águila.

Es una decisión unipersonal, salvo que las reglas del juego hayan cambiado. No se percibe que el presente y el mañana terminen con el añejo pasado. Cualquiera que conduzca los destinos de un país tiene esa prerrogativa para inclinar la balanza. Es el fiel. Es el peso que vence al contrapeso. En tiempos actuales, no es fácil la decisión. No hay en el gabinete, en el Congreso de la Unión o entre los gobernadores del tricolor, el personaje que brille por sí mismo. Que no esté cobijado por y desde Los Pinos. Suponer que existe un caballo negro es negar la realidad. Solamente está la cuadra que tiene el fierro presidencial.

Mañana es el Informe. No será, como no lo ha sido desde hace once años, el Día del Presidente. Como decía la periodista Nidia Marín, no habrá más Marcha Dragona ni millones de papelitos multicolores cayendo para formar una alfombra al paso del Presidente.

Hoy habrá un diálogo con 300 jóvenes. ¿Cuántos de ellos preguntarán? No más de 10. ¿Qué le preguntarán quienes tengan la oportunidad de hacerlo? Nadie lo sabe. Porque se ha difundido desde la oficina de comunicación de la Presidencia de la República, que los jóvenes no tendrán guión predeterminado. Un cambio radical. Lo deseable: que sea para bien y que las cosas mejoren.