imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Jesús Michel Narváez

 

43 y 15…

 

Hasta hace quince años, el 11 de septiembre se recordaba por el golpe de Estado en contra de Salvador Allende. Durante 28 años en México, Cuba, gran parte de América Latina, solamente Allende aparecía en los medios. Lo mismo en la radio que en la televisión y en todos, sí, todos los periódicos y revistas que se respetaran, difundían imágenes, audios y fotos del acontecimiento que dio nueva fuerza a las dictaduras en la región.

Aquellos recuerdos fueron borrados el 11 de septiembre de 2001. Por primera vez en su historia, Estados Unidos mostraba su vulnerabilidad. Las Torres Gemelas, símbolo de la concentración de la riqueza, fueron derrumbadas por aviones que fueron estrellados por fanáticos musulmanes. Desde entonces, en la “zona cero” de Manhattan, se convirtió en la razón de ser de los gobiernos norteamericanos para “combatir el terrorismo” y con su Ley Patriota, violaron todas las normas globales. Una cacería de 11 años par dar finalmente con Osama Bin Laden y abatirlo. Una operación seguida desde el búnker de la Casa Blanca por el mismísimo Barak Obama.

Dos fechas dignas de recordar. Se podrá estar o no de acuerdo con Allende, pero marcó una época. Aquella cuando la guerra fría congelaba hasta el infierno. Dejó enseñanzas que hoy día aún se siguen.