imagotipo

Punto de Vista

  • Jesús Michel

  • Jesús Michel Narváez
  • Silenciar a los otros…

 

Tolerancia para unos y recriminaciones para otros. Sin entrar en polémica, las marchas por la familia que se realizaron el sábado merecen tanto e igual respeto que las organizadas y efectuadas por la comunidad lésbico-gay.

La democracia se supone es para todos. Visto está que no es así. Cuando el autor concebido como intelectual, el señor Alvarado escribió su verdad sobre Juan Gabriel se lo acabaron con las críticas y fue obligado a renunciar a la dirección del canal de la UNAM. El sábado salieron varios miles de personas en diversas ciudades para manifestar su verdad. Y de inmediato salieron los intolerantes que piden la intervención de la Conapred y de Gobernación para que sancionen a quienes se muestran como discriminadores.

No entiendo porqué para unos, las minorías, se exige respeto, comprensión y dejarlos ejercer su derecho a la libre expresión y manifestación y, para otros, las mayorías, se les acusa de provocar odio. Para la Constitución, todos los que habitamos en el país somos iguales. Las preferencias sexuales no son motivo para el enfrentamiento que están buscando las partes que se sienten afectadas: una y otra.

Cuando el presidente Peña presentó su iniciativa para alinear el artículo cuarto constitucional con el criterio de la Corte, las oposiciones lo acusaron de oportunista por lanzarla antes de las elecciones. Supongo que en Los Pinos no midieron el posible resultado que se reflejó en el rechazo en las urnas a los candidatos del PRI.

Unos y otros manifestantes tienen los mismos derechos. Atacarlos es discriminación ¿O no?.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx,

Twitter: @jesusmichelMx