imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

  • Jesús Michel Narváez
  • Así lo aprobaron…

 

Golpes de pecho y desgarre de vestiduras. Reclamos, amenazas y declaraciones. Todos –en las oposiciones- hablan de que el Sistema Nacional Anticorrupción fue “olvidado” por Luis Videgaray al elaborar el Paquete Económico de 2017. “No destinó recursos”, claman en el PAN, en el PRD, en Morena, en el PT, en MC. El PRI, sin embargo, pone en claro el tema:

“El SNA existe jurídicamente, pero no físicamente. Entonces ¿a quién, a qué ente se le entregarán los recursos?”, me dice Jorge Carlos Ramírez Marín, vicecoordinador del grupo parlamentario tricolor en San Lázaro.

Recuerda que la reforma constitucional fijó un año para la instrumentación del SNA y que aún faltan las leyes secundarias para darle vida plena. Advierte que no hay iniciativa del Ejecutivo para las designaciones y confirmaciones por parte del Congreso para el fiscal nacional y el fiscal Anticorrupción.

Descarta que Videgaray actuara con dolo, al no prever ninguna partida para el SNA y sostiene que en el transcurso de los meses se irán armando los elementos que le darán plena vigencia. Hace una observación: con el nacimiento del SNA no se acabará la corrupción ni la impunidad, porque los partidos políticos tienen que empezar por limpiar la casa y postular a candidatos que no formen parte del flagelo que a toda la sociedad irrita.

Sin duda, Ramírez Marín, un político con más colmillo que un elefante, le pone el cascabel al gato y deja al descubierto que los reclamos de legisladores tienen una sola meta: tender una cortina de humo sobre lo que aprobaron.

¿Algo que añadir? ¡Nada!