imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

  • Jesús Michel  Narváez
  • Manipulación jarocha…

 

Tapar el sol con un dedo (anónimo) le queda como anillo al ídem a Javier Duarte de Ochoa. La manipulación muy a la jarocha que realizó durante todo el día de ayer muestra que la remodelación de Pacho Viejo tenía destinatario. Por la mañana se presentaron en el Palacio de Gobierno de Xalapa, sede del Poder Ejecutivo estatal, agentes de la PGR. La visita tomó por sorpresa a propios y extraños y al medio día había dos versiones: la real y la oficial. La primera revelaba que los enviados de doña Arely Gómez estarían entregando citatorios para el gobernador y otros 34 funcionarios, a fin de que se presenten “voluntariamente” a declarar en torno a la averiguación abierta por los delitos de enriquecimiento inexplicable y peculado.

La segunda, la oficial, decía: vinieron para corroborar la denuncia en contra del sucesor, Miguel Ángel Yunes y para llevarse todos los documentos del Registro Público de la propiedad que demuestran que el “C” Gobernador no tiene propiedades ni prestanombres.

Mas ¡oh, sorpresa! Por la noche, el subprocurador Especializado en Investigaciones de Delitos Federales, José Guadalupe Romero, dio a conocer que se investiga a quién filtró la información “porque se trata de una investigación ministerial” –que debe mantenerse en secrecía-, con lo cual corroboró la existencia de la averiguación.

En conferencia de prensa, el fiscal habló de que hay 34 empresas “fachada”, algo negado por el doctor en economía y todavía mandatario de Veracruz.

Filtración o no, lo que la información proporcionó fue la certeza de que hay averiguación. Y comprobó, también, la manipulación jarocha. ¿O no?