imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

  • Jesús Michel Narváez
  • Legal, sí ¿ético?…

Una docena de correos sobre el tema, llamó mi atención: el de la liquidación que la CFE le entregó a su exdirector Enrique Ochoa Reza. Me dicen: “Es legítima, sí, pero ¿es ética?” Otro indica: “Está en la lucha contra la corrupción y la impunidad y sin embargo, acepta una liquidación que en una empresa privada no le darían si presenta su renuncia”. El resto viene en el mismo tenor.

Entiendo y bien que el ahora dirigente nacional del PRI haya salido a decir que no viola ninguna ley y que la liquidación está contenida la normatividad de la Empresa Productiva del Estado. Y hay pruebas. Cuando menos tres de sus antecesores recibieron el mismo trato de liquidación. Lo que genera la irritación de los lectores es que en una nación en donde los salarios son de miedo, resulta ofensivo que un exfuncionario, cuyos emolumentos fueron de más de 200 mil pesos mensuales, todavía reciba “su pago de marcha”. A lo mejor los lectores y yo estamos equivocados y hablamos por envidia. De la mala, porque no hay de otra. ¿Un millón de pesos ganados con sangre sudor y lágrimas? Hay quienes no lo vemos en un año de laborar y otros que en su vida lo llegan a obtener. Quizá una de las razones por las que surge la molestia sean los recortes al Presupuesto de la Federación, de los que se afirma, forman parte del “ajuste de cinturón” que realiza el Gobierno federal para solventar los problemas financieros que enfrenta México atribuidos a la volatilidad global.

Sea como fuere, nadie pone en duda la legitimidad de la liquidación. Solamente preguntan si es ético. Ahí la dejo.