imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Jesús Michel Narváez

 

Feroz advertencia…

 

Por segunda ocasión un panista gobierna Chihuahua. Antes, Francisco Barrio Terrazas. Hoy Javier Corral Jurado. Cambiaron los tiempos y las palabras en el discurso. El de ayer, fue feroz advertencia para el que se fue: César Duarte Jáquez. Ni impunidad ni amnistía para quienes saquearon las arcas estatales. Es promesa: no descansaré hasta que esté en la cárcel (Duarte, el de Chihuahua, no el de Veracruz).

El nuevo mandatario presentó hace dos años una denuncia penal en la PGR en la que precisa que el entonces gobernador había comprado un banco y para la operación tomó dineros públicos. La indagatoria está abierta, aunque no se conoce ningún avance por parte del fiscal de la Federación. Sin embargo, con la transición todo puede y debe cambiar.

Frente a hechos que parecen no ser falsos y después de observar los señalamientos y acusaciones, aunque sea en los medios y en algunos casos ante las autoridades correspondientes, contra los Duarte y Borge, en esta camada y Yarrington y Flores anteriormente, sin duda la corrupción permeó hasta lo más profundo de los políticos que llegaron a gobernadores y generó la irritación ciudadana que se reflejó en las urnas.

Corral protestó como gobernador constitucional y ahí, en la ceremonia, lo expresó: desmantelaré la corrupción que se enraizó en Chihuahua. Y dejó en claro que no tomará decisiones por venganza, sino por justicia.

No sé cuándo y qué ocurrirá. Pero conociendo a Corral Jurado, le puedo garantizar que sus palabras no se quedarán en el discurso.

¿Y quién salvará a los presuntos culpables?