imagotipo

Punto de Vista

  • Jesús Michel

  • Jesús Michel Narváez
  • Duarte, escandaloso…

 

Súmele más. La semana que termina tuvo un personaje que no ha dejado de ser protagónico durante los últimos 7 meses: Javier Duarte de Ochoa. Según el Órgano de Fiscalización Superior del Estado de Veracruz, en la cuenta pública de 2015 detectó desvíos o uso de recursos sin comprobación por ¡14 mil millones de pesos! Ayer mismo se dio a la publicidad que otros 700 millones destinados al apoyo agropecuario, desaparecieron. Y en el Fondo de Pensiones faltan 600 millones.

Lo de Javier Duarte es escandaloso. ¿Cómo ocultar los desvíos o usos indebidos de recursos públicos? Duarte es doctor en economía. Sabe que el dinero de los contribuyentes tiene destino manifiesto y, sin embargo, cambió el rumbo. No se sabe en dónde están cerca de 100 mil millones que, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Hacienda serían los que conforman la deuda de Veracruz. En el sexenio de Duarte se estima que el endeudamiento aumentó unos 40 mil millones de pesos.

Los economistas dicen que la deuda no es mala siempre y cuando se cumpla el objetivo para el cual se contrató. La Ley establece que los créditos bancarios se destinarán a infraestructura y no al pago de pasivos, nóminas o gastos indirectos. El Gobierno de Duarte debe más de 12 mil millones a contratistas y proveedores, como señalara la Concamin y está a punto de bajar la cortina sin cubrir los adeudos. No solo no pagó, sino que hizo quebrar infinidad de empresas.

Y en la Cámara de Diputados se informa que no hay tiempo para el juicio político. Por fortuna se le acaba el fuero el 30 de noviembre. Pero ¿dónde está el dinero?