imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Jesús Michel Narváez

¿Localizados?…

Anunciar que “pronto” caerán, es alertarlos. O estar sumamente seguro, porque ya sabe dónde están. En cualquiera de los casos, en poco ayuda hablar del tema. Si se van, mal. Si los atrapan, ¡aleluya! Las primeras declaraciones de Raúl Cervantes Andrade como procurador general de la República, despiertan esperanza o producen incredulidad.

Dice que “pronto” serán aprehendidos Javier Duarte de Ochoa y Guillermo Padrés Elías. Lo afirma de tal manera, que se supondría sabe con exactitud en dónde está cada cual. Si esto fuera verdad, la suspicacia aflora: ya se conocía el paradero de los dos personajes más buscados, desde antes. Y no se actuó para que el nuevo funcionario se llevara las palmas y el reconocimiento a su eficacia fuera inmediato.

Pero, siempre el madito pero, si la aprehensión no ocurre “pronto” la credibilidad podría descender. Siempre he sostenido que anunciar, por ejemplo el inicio de un operativo de seguridad es darle oportunidad a los criminales de emigrar. Se les comunica: ahí vamos, así que no nos esperen.

Eso mismo hace el doctor Cervantes: decirles a Duarte y a Padrés: ya se dónde se esconden… los tengo localizados… voy por ustedes… así que… ¡mejor huyan! Así se interpretan sus palabras.

En estos momentos en los que la crisis de credibilidad está en todo lo alto, no es buena estrategia generar expectativas que no se alcanzarán de un día a otro. Quizá trabajar en la investigación, darse tiempo para recuperar la confianza, podría ser mejor manera de comunicar.

¡Calladitos se ven más bonitos! Para todos los servidores públicos.