imagotipo

Punto de Vista

  • Jesús Michel

  • Jesús Michel Narváez
  • Descomposición global…

Cuando las miradas de la sociedad están fijas en los hechos cometidos por Javier Duarte y Guillermo Padrés, bueno sería voltear hacia el globo terráqueo y observar que en Nicaragua, Daniel Ortega, aumenta sus años en el poder y extermina a la oposición, que en Venezuela Nicolás Maduro se aferra al cargo y amenaza con un baño de sangre; en Argentina, Cristina  Kistchner tiene que presentarse ante la justicia por desvíos económicos; en Corea del Sur, la primera presidenta de ese país, Park Geun-hye, es acusada de tráfico de influencias y las protestas públicas fueron mayúsculas; en Estados Unidos, el FBI acorrala a Hillary Clinton y en Chile Michelle Bachelet es involucrada en investigaciones sobre apoyos a sus familiares.

¡Es la corrupción global! Mencioné solamente algunos casos. Están también los de Nicolas Sarcozy, Vladimir Putin, Christine Lagarde. La lista es larga. Y solamente se trata de poner en este espacio la descomposición que muestra la política globalizada. Difícilmente alguien se salva. Es probable que el arca abierta haga pecar a los justos. O que la política se hizo para eso: para que se hermanaran corrupción e impunidad. Deberá admitirse que el oxigenar los casos permite descubrir que nadie está exento de ser expuesto por sus acciones públicas.

Saber que en México existen órdenes de aprehensión contra algunos, no todos, los que saquearon las arcas públicas, no debe ser consuelo como tampoco lo es conocer que no solo aquí hay corrupción.

Lo que sigue es generar la cultura de la honradez en el ejercicio de la política. ¿Cuál es el camino? No lo sé.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter: @jesusmichelMx