imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Jesús Michel Narváez

Hay diferencias…

Dos veces, dos, el gobernador de Puebla se ha lanzado en contra de las decisiones de la Comisión de Quejas del INE. Y en las dos por la misma razón: limitarle su libertad de expresión y la de los periodistas que lo entrevistan para conocer los avances que en su Gobierno se han registrado en la entidad.

Moreno Valle anunció que irá al TEPJF para impugnar lo que decidieron los consejeros electorales, bajo el argumento de que otros actores políticos sí se promueven rumbo al 2018 y a ellos no se les molesta ni con el pétalo de una rosa.

Cuando conocí su primer reclamo, le pregunté a especialistas en derecho electoral si tenía o no razón, porque a primera vista pareciera que sí. La diferencia, me explicaron entre Ricardo Anaya, Andrés Manuel López y Enrique Ochoa y Moreno Valle es una sola y simple: ellos no desempeñan el cargo de gobernador. Los tres son presidentes de partido y la legislación electoral acepta que se usen los tiempos oficiales para los mensajes de sus institutos políticos.

Sí, sin duda que hay diferencia. Sin embargo, y corriendo el riesgo de pecar de antipartidista, los mensajes de los dirigentes del PAN, Morena y PRI nada tienen que ver con la promoción de sus respectivos partidos. Los tres graban spots para lanzarse acusaciones y retos, pero no para decir: mi partido hace esto y lo otro. El caso de López es digno de análisis, más allá de si es no indebido utilizar los tiempos oficiales para promoverse personalmente sin que sea candidato a nada.

Quizá el TEPJF no le conceda la razón a Moreno Valle. Pero de que puso el dedo en la llaga, ni quien lo dude.