imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Jesús Michel Narváez

Réplica en suspenso…

Trabajar para satisfacer caprichos de los partidos políticos no es, no debe ser la función de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Las solicitudes del PRD y de Morena para que se modifique el derecho de réplica, con lo que de sus partidos, sus personas y sus candidatos tendrían las puertas abiertas para “rectificar” las informaciones aún y cuando sean verídicas y cuenten con las fuentes de información y documentación que las avale, va más allá de corregir infundios o calumnias.

Lo que buscan es ser intocables. Ser diferentes entre los iguales. Porque la Constitución no prioriza raza, religión, color de piel o de partido político. Jurídicamente todos los que contamos con la nacionalidad mexicana somos iguales. Sin embargo, los dirigentes de los partidos políticos presumen de ser excepcionales. Olvidan que los partidos son los entes legales para que la sociedad llegue al poder. No son propiedad de militantes. Por si no lo recuerdan, los fondos que reciben para su operatividad provienen de los impuestos que pagamos los localizados por el SAT.

Quizá por la andanada de críticas surgidas desde hace un par de semanas en contra del proyecto de sentencia que preparó el ministro Pérez Dayán, la discusión que se daría el próximo lunes, ha sido pospuesta. Según el propio jurisconsulto argumentó que se debe estudiar más el tema para no recibir quejas sin sustento que atiborren a la Corte.

Sin pretender descartar los motivos de los dirigentes de partidos, no es ocioso recordarles que la libre expresión es un derecho que ganamos, nadie no los regaló.