imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Jesús Michel Narváez

Unidad obligada…

Para el diván del psiquiatra: el triunfo de Donald Trump hizo recapacitar a todos los actores políticos y sin decir ¡agua va!, decidieron “unir esfuerzos” para hacerle frente a la “relación inédita” que se avecina con el vecino país del norte.

¿Por qué tienen que presentarse las amenazas para buscar la unidad? Entiendo y creo que todo mundo también, que las oposiciones –llámese PRI cuando gobernaba el PAN o llámese PAN el que esté en el poder- tienen como misión alcanzar el poder y desde ahí tratar de que sus programas de Gobierno se diferencien del que puso en práctica el que está en la Silla del Águila. Sin embargo, cuando se les pasa la mano en aras de destruir no al hombre sino al Gobierno en su conjunto, se demuestra que la ambición cuenta más que los ideales.

Tuvo que ganar Trump -a quien en México se le concedían pocas posibilidades,- para que las oposiciones se unificaran con el Gobierno para hacer “un frente único” que le construya un muro al republicano para que no concrete sus amenazas. Desde la canciller, Claudia Ruiz Massieu -cuyo desempeño en este espinoso tema ha sido bastante ambiguo- hasta los dirigentes, que no líderes, de los partidos políticos, que solamente se plantearon la derrota y por ello lanzaron acusaciones incorrectamente políticas, nadie supo construir una política de Estado para soportar lo que se espera llegue: el huracán categoría 7.

Hoy, como en los viejos tiempos, las vestiduras se rasgan pero no hay propuestas concretas para colocar el dique que impida los daños. ¿Es la unidad obligada o de verdad hay la intención de defender al país?