imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Jesús Michel Narváez

Faltó: Live or dead…

De entre los 14 correos que me enviaron los lectores sobre la recompensa para ubicar a Tomás Yarrington, tomo dos. El doctor Manuel Quijano me dice: La PGR vio muchas películas de vaqueros: “WANTED Live or dead. THOMAS YARRINGTON”. Apunta: lo atraparán cuando así convenga. ¿Y el dinero? A ese no se le busca.

El doctor Luis Martínez Anzures escribe: Yarrington, de valor juvenil a buscado por la PGR. Son delitos imprescriptibles. Léase mediáticos. Y a ver hasta a dónde llega. La gente quiere circo. Recuerda: león que come gladiador, ya no quiere carne de burro. Ya empezó el circo y apareció la guillotina. El ejecutor será ejecutado. El dragón tiene mucha información. Eso está acelerando todo porque la estrategia es ensuciarlo todo. La Guillotina llegará hasta Robespierre.

Ignoro la información con la que cuente el exgobernador de Tamaulipas y en 2005 aspirante a la candidatura presidencial del PRI. Por supuesto, algo hay que le permitió no ser buscado oficialmente durante 10 años. El senador Miguel Barbosa sostiene que la impunidad se la brindó el Gobierno y cobijó a Yarrington.

Coincido con los doctores en ciencia política. En el caso de Quijano por aquello del dinero. Cierto: de eso nadie habla, sino de sus presuntas ligas con el crimen organizado. Y con Martínez porque sin duda alguna, ya se abrió la temporada circense. Y más en cuanto a la guillotina que ordenó construir el “incorruptible” francés para decapitar a los enemigos y terminó bajó la cuchilla.

No sé quién sería el Robespierre mexicano, pero seguramente existe y pronto lo conoceremos.