imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Jesús Michel Narváez

Ruptura anunciada…

¡Cisma en el PRD! No puedo decir otra cosa después de las acusaciones que formularon al unísono los senadores Miguel Barbosa, Armando Ríos Piter y Luis Sánchez en contra del bloque de gobernadores y de las corrientes de Los Chuchos y Los Galileos que pretenden llevar a Ricardo Anaya a la candidatura presidencial para impedir el triunfo de Andrés Manuel López Obrador.

¡Vaya enredo! Porque, a decir verdad, ¿es lógico suponer que los de la izquierda prefieran a un representante de la derecha recalcitrante que a un Profeta? La respuesta es un definitivo NO.

Cuando faltan 11 meses para que se inicie el proceso electoral rumbo al 2018, todo mundo en las oposiciones anda desatado, a diferencia del PRI, en el que ha sido el propio Enrique Peña Nieto el que aplica el freno de aire y les dice: no a los nombres, primero el plan y el programa.

La decisión presidencial pone en desventaja al PRI, porque justamente la acusación de los perredistas en el Senado de la República revela que desde los otros ángulos se preparan para el zarpazo en contra del candidato tricolor que tendrá que esperar a que el Consejo Político diseñe el programa que presentará a la militancia para elegirlo.

Más allá de lo que haga el partido gobernante, es preocupante que en el PRD de nueva cuenta se presente una fractura, una ruptura que no presagia nada bueno en el 2017 y por supuesto en 2018. Sin un candidato propio y solamente con Miguel Ángel Mancera como posible externo, el partido que llegó para el cambio será un simple espectador.

Diría Chava Flores: ¿A qué le tiran sus dirigentes?