imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

¡Mascarilla… por favor!

Dejan de circular cerca de millón y medio de autos. Llueve a cántaros. Hay viento que derriba árboles. El cielo está nublado y, sin embargo, ¡la contaminación prevalece!

Desde la primera contingencia ambiental después de 14 años de no registrarse una en el Valle de México, aquel no tan lejano 15 de marzo, hemos sufrido otras cinco. Ayer el monitoreo del aire registró 188 puntos Imeca. La Comisión Ambiental de la Megalópolis, la conocida CAMe, aplicó la norma y decretó la contingencia. El sábado le tocó a los engomados rojo y azul. No sé qué pasa. Desde el ámbito oficial nos afirman que las gasolinas que vende Pemex son de “óptima calidad” y reúnen los “estándares mundiales”. Sin embargo, días después nos confirman que se importarán combustibles de mejor calidad. ¿O reúnen o no los estándares internacionales? No obstante las restricciones, tanto vehiculares como industriales, la polución no cede. Y los responsables del ambiente, no nos dicen cómo dejaremos de envenenarnos. Simplemente nos anuncian que “pronto se darán a conocer las nuevas normas”.

¿Qué esperan en la Secretaría de don Rafael Pacchiano para demostrarnos que sí saben del tema?

El transporte público: Metrobús, RTP, concesionados, microbuses y taxis circulan todos los días aunque no cumplan con la verificación; los verificentros siguen abiertos y entregando engomados. Las gasolinas son las mismas. ¿Cuál medida de fondo se ha tomado?

Porque impedir la circulación de vehículos, queda demostrado, no es suficiente. ¿Qué sigue?

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter: @jesusmichelMx