imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Jesús Michel Narváez

Alcaldes se rebelan… ¡en EU!

Leo con sumo interés que cuando menos una docena de alcaldes en importantes ciudades de Estados Unidos se rebelan y le dicen al presidente electo: no vamos a deportar a los inmigrantes, sean o no mexicanos.

Dos vertientes: los protegerán porque son una mano de obra barata y eficiente, o bien, porque no comparten la intención de alguien cuya familia es inmigrante.

Es allá, en Estados Unidos, en donde la defensa se hace férrea, mientras que en México se dan palos de ciego y se toman acciones que se consideran débiles, como esa de abrir una línea telefónica para denunciar los maltratos. ¿Por qué no lo hicieron antes?

Sin entrar en descalificaciones, la canciller Claudia Ruiz Massieu realizó un extraordinario trabajo como secretaria de Turismo y todavía no hay una explicación racional para haberla cambiado a una Secretaría cuyas acciones tienen mayor responsabilidad que viajar por el mundo promoviendo la imagen del país. Con las declaraciones y supongo que decisiones de los alcaldes estadunidenses, algunos de ellos republicanos, se construye el dique, que no muro, para que Trump no se salga con la suya.

El presidente Peña Nieto habla de construir una nueva relación con Estados Unidos, partiendo de la base que la independencia y soberanía representan, pero no coloca los cimientos para ello. Decir que si estamos desunidos nos llevará satán, no es propuesta. Y su colaboradora no da para mucho. Declaraciones y no acciones no concretará la defensa de millones de migrantes que le aportan al país 25 mil millones de dólares anuales. Más, mucho más, por cierto, que el petróleo. Aplauso para los rebeldes alcaldes de EU.