imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Jesús Michel Narváez

¡¡¡Gasolinazo-2017!!!

Discursos oficiales: el 2017 será un año difícil, pero la economía es sólida y el país tiene mecanismos para enfrentar cualquier eventual volatilidad. México, insisten, cuenta con una macroeconomía intocada. Con todo y todo, el peso se devalúa -aunque eufemísticamente dicen deslizamiento-, la deuda pública crece, las importaciones son más caras y las exportaciones benefician a los productores de todas las ramas, el circulante se reduce, el consumo doméstico se frena y la inflación se eleva hasta encender los focos rojos.

En el discurso oficial todo marcha sobre ruedas. Las cifras hablan por sí mismas: la recaudación tributaria alcanzará los 2.4 billones de pesos y el IEPS crecerá más: 19.8 por ciento. El pero, siempre el maldito pero, es que el Congreso autorizó precios mínimos y máximos para las gasolinas y antes de finalizar el año, Hacienda utilizó el máximo. Anuncio de año nuevo. A partir del uno de enero hay nuevos precios. Revíselos: los máximos representan incrementos para las gasolinas Magna, Premium y el diésel de 14.2 por ciento, 20.1 por ciento y 16.5 por ciento, respectivamente, con respecto al precio máximo observado en diciembre de 2016.

Coteje el incremento de los mínimos: 13 por ciento y de la inflación: 4. ¿A qué la elevación tan brutal en los combustibles? El comunicado oficial dice: El incremento responde al aumento en los precios internacionales de los combustibles y no implica ninguna modificación o creación de impuestos. Los precios de las referencias internacionales para las gasolinas Magna y Premium, y el diésel, se elevaron de manera importante en el último cuatrimestre de 2016.

Síntesis: ¡gasolinazos!

 

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter: @jesusmichelMx