imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Jesús Michel Narváez

Orden superior… ¡acatada!

Como los mariachis, los legisladores del PRI habían callado y dejado al presidente Peña Nieto cargar con la culpa del aumento en los precios de los combustibles. De pronto, sacaron sus voces de barítonos y tenores y admitieron que fueron ellos, los diputados, los que aprobaron el gasolinazo.

¿Y? Se debe suponer que César Camacho Quiroz, coordinador del grupo parlamentario del PRI en San Lázaro, recibió la orden superior y la ¡acató! Solo así se entendería que durante nueve días hubiera dejado que el anuncio de Hacienda de elevar los precios y adelantar la liberalización de gasolinas, diésel, gas y energía eléctrica, corriera por la libre, se hicieran conjeturas, se cuestionara la política económica y que todos los misiles dieran en el blanco llamado Enrique Peña Nieto.

Las justificaciones ofrecidas en las últimas horas tanto por Camacho como por Aurelio Nuño crecen de sustento. En el primero de los casos, porque decir que los recursos a recabar por el IEPS representan 4.1por ciento menos que el año pasado, significa que hay demasiado gasto corriente –bonos, por ejemplo- y se reducen programas sociales. En el segundo, hablar de que gracias al gasolinazo la educación no resentirá recortes, contrasta con la menor tributación. ¿Quién tiene la razón?

De contradicciones oficiales se llenan los espacios y la irritación aumenta porque pareciera que la manipulación se impone al raciocinio de millones de personas. Se confirma que la “casta divina” que conforman los políticos de todos los colores es, en efecto, de otro universo.

¿Admitir la culpa amaina los ánimos ciudadanos?.. ¡NO!

 

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter: @jesusmichelMx