imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Optimismo ni doméstico…

Jesús Michel Narváez

Durante la Cumbre de Negocios celebrada en Puebla, el presidente Peña Nieto dijo el pasado 15 de noviembre: “Hay razones para ser profundamente optimistas. México tiene una excelente ubicación geográfica, (somos) el puente entre América Latina y América del Norte”.

Conocía ya el nuevo escenario global y la hoja de ruta que enfrentaría México en su relación con Estados Unidos por el triunfo de Donald Trump. Admitió que provoca incertidumbre, pero se afrontará privilegiando el diálogo y destacando la solidez de la economía mexicana a fin de seguir atrayendo inversiones.

Sesenta días después, el secretario de Hacienda, José Antonio Meade expresó: “Al final del día, el tipo de cambio refleja la perspectiva que el mundo ve del país, y hoy el tipo de cambio refleja un escenario muy pesimista respecto a la capacidad que tendremos para atraer inversiones”.

Un peso debilitado y miles de millones de dólares que se dejaron de invertir por las reiteradas amenazas del que juramentará como Presidente de EU en 7 días, provocan un clima de inestabilidad financiera.

Lo reconoce el jefe de las finanzas públicas nacionales. Deja de lado el optimismo para tratar de recomponer lo que se descompuso. Para los agentes económicos globales, México pierde espacios de atractivo para las inversiones.

“Tengo la convicción y la esperanza de seamos capaces pronto de volver a generar condiciones en el mercado de que México tendrá capacidad de generar inversiones hacia adelante”, comentó ante alumnos del ITAM.

Del optimismo, no dijo nada. Y supongo que no tocó el tema por como están las condiciones económicas en lo interno después del gasolinazo.

 

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter:@jesusmichelMx