imagotipo

Punto de Vista

  • Jesús Michel

  • Jesús Michel Narváez
  • Corte de cabello… político

Salió el pueblo, sí, el pueblo a las calles y se infiltraron saqueadores. Pasada la sorpresa, el pueblo volvió, sí, el pueblo, a tomar las arterias para protestar no solamente por el gasolinazo, sino por la forma en que los políticos viven a costa de los impuestos que pagamos usted y yo y todo el pueblo que se encuentra localizado por el temible SAT.

Ante la irritación real, aunque haya visos de manipulación política, los llamados servidores públicos decidieron hacer caso y comenzaron a cortarse el cabello, solamente las puntitas, y anunciaron diputados y senadores el recorte de sus presupuestos. Claro, nos dan atole con el dedo porque no recibirán los cuasi ilegales bonos navideños, tampoco utilizarán celulares con cargo a las Cámaras, se reducirán los gastos de representación –ya no pasarán facturas en las que se advierte que beben vino Vega Sicilia y consumirán Tres Piedras-, dejarán de viajar en clase premier o de negocios para juntarse con la “chusma y darse su baño de pueblo” y tampoco recibirán vales para gasolinas.

Habrá recorte, claro, pero déjeme contarle que los senadores y los diputados difícilmente pagan una cuenta, porque son invitados por otros funcionarios o por empresarios y cabilderos que buscan apoyos para sus sectores. De la gasolina, eso es lo de menos. ¿Cuánto gastan para trasladarse de sus hogares a sus cámaras? No volar en primera clase tampoco les quitará el sueño, porque muchos de los 628 legisladores federales ni siquiera van a sus distritos.

Sí le puedo decir que hay diputados y senadores que beben whisky cuyo costo es de 134 mil pesos.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx,

Twitter: @jesusmichelMx