imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Jesús Michel Narváez

De Unidad…

Seis años después, finalmente Alfredo del Mazo Maza será candidato del PRI y sus aliados al gobierno del Estado de México. Hasta las 14 horas, límite para registrase como precandidato, nadie más llegó. Se quedaron en el camino cuando menos cinco suspirantes.

Después del desacuerdo entre dirigentes y militancias del PRD de Alejandra Barrales y el PAN de Ricardo Anaya que los obligará a ir con candidatos propios, lo que allanó el camino al tricolor, no obstante del Mazo Maza enfrentará la más difícil elección en la entidad que no ha conocido la transición.

Cuenta a su favor que los mexiquenses, dígase lo que se dijere, quieren presidente Peña Nieto, quien como gobernador y después como Presidente ha tendido la mano al estado que lo vio nacer mediante obras de infraestructura que benefician a todos sus habitantes. Eso es algo que nadie puede refutar. Peña Nieto es un valioso activo para y dentro de la política mexiquense.

Sin saber a quiénes enfrentará, salvo el caso de Morena que lleva a su par, Delfina Gómez, Del Mazo Maza tiene frente a sí retos por resolver: inseguridad, feminicidios, desempleo, presencia del crimen organizado. Conoce su estado y sabe que uno de los elementos que le daría el triunfo es acercarse a la gente. Y así comenzó su mitin después del registro: proponiendo acercarse a la gente más ahora que es una realidad la problemática económica.

Del Mazo Maza, primo del presidente Peña, no arrastrará lastre alguno. Por el contrario, como le cuento, los mexiquenses quieren al Presidente. Luchar contra la impresión de que forma parte del inexistente Grupo Atlacomulco quizá sea lo más difícil.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter: @jesusmichelMx