imagotipo

Punto de Vista

  • Jesús Michel

  • Jesús Michel Narváez
  • Mezquindad mata llamado…

Escuchar a las oposiciones condicionar la unidad a los intereses propios hace recordar que la mezquindad mata llamado. Voces sueltas que a nombre de sus representados resuenan para pedir la unidad. Sin embargo, nadie hace nada por lograrla, porque anteponen sus ambiciones de grupo y personales.

En la conmemoración del centenario de la Constitución, el presidente Peña Nieto llamó a unirse, no en torno a su persona, sino al país. El presidente de la Cámara de Diputados, Javier Bolaños Aguilar, hizo lo propio y recordó que no son las constituciones, sino las instituciones las que unifican, y por tanto, es necesario su fortalecimiento.

Los llamados se inscriben en un acto que de suyo reviste importancia fundamental: la Constitución ha dotado al Estado Mexicano de las instituciones y de las herramientas para salvaguardar la integridad nacional que, para nuestra desgracia, depende de las decisiones de los Tres Poderes de la Unión y éstos jalan por su lado cada uno.

La crisis real por la que atraviesa el país es la oportunidad para que las aposiciones saquen provecho político-electoral, sin importarles el destino de la nación en momentos críticos.

Se agarran del cabello en la calva para exigir rendición de cuentas, cuando ellas, las oposiciones, viven en la opacidad rampante.

Estoy totalmente de acuerdo en la transparencia. Igual en la rendición de cuentas. Más aún: que los políticos entiendan que el servicio público no es para volverse ricos a costa de los millones de mexicanos que no tienen para comer.

La unidad no requiere traiciones ideológicas. Requiere sentido común sin mezquindades.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter: @jesusmichelMx