imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Jesús Michel Narváez

Dos visiones de unidad…

Ante la ausencia de una representación de la sociedad en la toma de decisiones políticas y económicas, grupos civiles comenzaron a organizarse para ser escuchados. Hubo necesidad de que ocurrieran tres eventos criminales para, finalmente, surgir como las voces reclamantes. Fueron los casos de Alejandro Martín, Isabel Miranda de Wallace y María Elena Morera Mitre. A los dos primeros les secuestran y asesinaron a sus hijos; la tercera sufrió la desaparición de su marido. Unidos por el dolor, después se sumaron  Eduardo Gallo, Javier Sicilia y Nelson Vargas.

En grupo, tomaron fuerza y se convirtieron en los voceros de los sin voz. Escalaron reconocimientos y obtuvieron respeto. Hoy, las dos mujeres con poder y recursos de convocatoria, Miranda y Morera están enfrentadas cuando el país, no el Gobierno, necesita de unidad. Encabezan las marchas que, presumiblemente, tendrían como eje rector protestar contra las acciones y posiciones de Trump hacia México. Sin embargo, no será así.

La de Morera aprovecha las debilidades gubernamentales para permitir que en su marcha se proteste contra la corrupción, la impunidad, los gasolinazas, la inseguridad… al último, “exigir” una postura nacionalista y digna frente a la agresión de que son objeto millones de migrantes mexicanos en Estados Unidos. La de Miranda, señalada de “pro Peña”, tratará de unir criterios antitrump. Dos visiones de unidad y dos muestras de posiciones encontradas. ¿Por qué no hacer una abierta protesta generalizada contra el Gobierno?… ¿por qué darle armas al extranjero reconociendo las debilidades de aquí?

Definitivo: no entiendo a las mujeres.

 

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter: @jesusmichelMx