imagotipo

Punto de Vista

  • Jesús Michel

  • Jesús Michel Narváez
  • Y las pruebas, ¿dónde están?

Durante una década, Andrés Manuel López ha dedicado el 80 por ciento de sus discursos, mensajes y spots, a denunciar la corrupción gubernamental y el poder de la mafia. En ninguno de los casos presentó prueba alguna. Afirma que de los cinco billones de presupuesto –son 4.8- se “roban 500 mil millones el 10 por ciento”.

Sin pretender defender a nadie, la acusación que formula afecta a toda la burocracia. Lo mismo a la dorada que aquella enterrada en los sótanos de lúgubres oficinas y que suma 2.5 millones de trabajadores. No creo que las personas contratadas para limpieza formen parte de los ladrones, que seguramente los hay.

Acusar es muy fácil. Probar sumamente difícil. Hablar de las cantidades a que se refiere el eterno aspirante presidencial, presupone que decenas, cientos, miles de burócratas sean éstos el Presidente, secretarios de Estado, ministros, magistrados y jueces del Poder Judicial, presidentes o directores de órganos autónomos etcétera y una larga cadena de subalternos, tienen participación en el saqueo. Sin embargo, a lo largo de los 10 años en que ha usado el argumento, no ha presentado una sola denuncia ni ante la PGR ni en las procuradurías estatales.

Si está seguro y conoce nombres, o incluso de prestanombres, su obligación es denunciarlos en las instancias correspondientes. No hacerlo y tener conocimiento de los latrocinios lo convierten en cómplice. Si su honestidad es valiente y nunca miente, sabe los nombres de algunos cuando menos.

¿Por qué los oculta o protege? A menos que no sepa nada en concreto y simplemente hable por hablar.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter: @jesusmichelMx