imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Jesús Michel Narváez

Sin respuestas…

Hoy llegarán a México los secretarios de Estado y de Seguridad Interior de los Estados Unidos, Rex Tillerson y John Kelly, para iniciar “el diálogo fructífero” que permita, supuestamente, mejorar las relaciones con México. Horas antes, Kelly firmó el memorando en el cual se dan a conocer las agresivas políticas antiinmigrantes y con las cuales se anuncian la deportaciones masivas no solo de quienes que tengan “antecedentes criminales” –como manejar sin licencia, tener la piel oscura, el cabello negro y medir 1.60 metros-, sino de aquellos que hayan abusado de los beneficios gubernamentales o que a juicio de un “oficial” representen riesgo para la seguridad pública o nacional.

¡Una nueva agresión contra México! Vienen para ser recibidos por el Presidente de un país libre y soberano, no de una colonia estadounidense y para entablar relaciones con los secretarios de Defensa, Marina, Hacienda, Economía y Exteriores. ¿Qué van a decir de las medidas anunciadas ayer en Washington?

Es, sin duda, una política de intimidación que no se resolverá con la diplomacia. De ahí la urgencia de respuestas firmes, no groseras, sustentadas, no inventadas. Se trata, ahora sí y con todas sus palabras, de defender a la Nación. Como afirmara Guadalupe Victoria: LA PATRIA ES PRIMERO.

Cuando las agresiones se multiplican no basta con esquivar el golpe. Hay que responder más aún frente a la tibieza de los organismos multilaterales a los que pertenecemos y a los que les aportamos millones de dólares.

Nada más como dato: valdría la pena saber qué negocios petroleros tiene en México el señor Tillerson, exdirector de Exxon Mobil.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter: @jesusmichelMx