imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Jesús Michel Narváez

Carstens, funciona…

Con las Coberturas Bancarias hasta por 20 mil millones de dólares lanzada hace 48 horas por el Banco de México, el peso se apreció y ya se encuentra por debajo de la barrera de los 20 pesos, después de alcanzar máximos históricos en las pasadas semanas.

La opinión generalizada es que el anuncio de la permanencia de Agustín Carstens al frente del Banco Central funcionó. Otras voces preguntaron: ¿por qué no se hizo antes? Vaya, nunca se le da gusto a todos.

Más allá de si fue o no porque Carstens se quedó, lo cierto es que desde el 8 de noviembre cuando se realizaron las elecciones en Estados Unidos, el peso tomó el tobogán y no se detuvo sino hasta llegar a los 22.65 pesos por dólar.

¿Qué hizo regresar la confianza? De acuerdo con los expertos financieros, la colocación de las coberturas que benefician solamente a los grandes inversores. Se la juegan con una paridad y si ésta baja, pierden; suben, ganan.

¿Es especulación? Seguramente sí. Pero ya estaba presente y ella fue la que, junto con la derrota de Hillary Clinton –para no hablar de la victoria de quien usted ya sabe- inició el debilitamiento del peso. El Banco de México abrió las subastas y llegó a utilizar 6 mil millones de las reservas internacionales tratando de estabilizar el mercado sin lograr el objetivo.

Quizá también el anuncio de que don Agustín se iba influyó en el comportamiento del peso. Hoy habrá de tener confianza en que el efecto de quien usted ya sabe, hizo el daño que tenía que hacer y los mercados financieros globales ya lo descontaron.

Claro, siempre y cuando este día no disparen la metralla desde los roncos pechos de Tillerson y Kelly.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter: @jesusmichelMx