imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Jesús Michel Narváez

Mediáticos, los dos…

Frente al jaleo sostenido entre Miguel Ángel Yunes y Andrés Manuel López, surgió el oportunismo del dirigente del PRI, Enrique Ochoa, quien solicitó la intervención de la PGR y la Fepade para investigar la acusación de que Javier Duarte le entregó recursos a Morena y al propio AMLO.

Ni tarda ni perezosa, la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, cuya cabeza es Santiago Castillo Nieto asumió que sí hay algo por investigar y de oficio abrió la carpeta de investigación correspondiente. La prontitud de acciones, irritó a Horacio Duarte, representante de Morena en el INE y de inmediato lazó la acusación: la PGR y la Fepade “se muestran imparciales”.

En lo particular disiento del señalamiento, aunque debo admitir que la imputación de Yunes no es nuevo y que nunca se investigó nada, como tampoco se averiguó algo sobre la respuesta de López en el sentido de que el gobernador de Veracruz es un corrupto. E incluso se negó a un debate, porque “me roba la cartera”.

Ambos se acusan de todo y ninguno aporta pruebas. Como le decía, en los spots de Morena el dueño del partido afirma que la mafia –el Gobierno, pues y su organización política- se roba 500 mil millones anuales del Presupuesto de la Federación. He sostenido que si tiene pruebas, las presente, porque acusar es fácil, probar es difícil. Lleva 10 años hablando de lo mismo y que yo sepa ni hay un solo detenido en base a sus acusaciones. Lo ocurrido en Veracruz revela, otra vez, que los políticos solamente buscan estar bajo los reflectores sin importar el daño que le causen a terceros. Por lo pronto, habría que saber cuáles son los argumentos para que la Fepade abra la carpeta de investigación.

 

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter: @jesusmichelMx