imagotipo

Punto de Vista

  • Jesús Michel

  • Jesús Michel Narváez
  • Valioso diamante…

Hombre brillante. Honesto consigo mismo y con los demás. Osado que se atrevió a decir desde la Secretaría de Hacienda: “Tenemos un problema de flujo de caja”, cuando el país se caía a pedazos y se comprometía la renta petrolera por mil millones de dólares a cambio de alimentos.

Lo traté desde que el presidente Echeverría lo designó primer director del Infonavit y después tuve oportunidad de cruzar palabras cuando era titular de Hacienda; más tarde me recibió en Madrid, como embajador de México ante el reino de España. Nunca lo encontré en el Banco de México ni tampoco en nuestra representación diplomática en Washington.

Sí, se trata de Jesús Silva Herzog-Flores. Un hombre que generosamente brindó sus múltiples conocimientos a la nación. En algún momento de su vida se le llegó a mencionar como presidenciable. Las condiciones no estaban dadas y la tecnocracia se le adelantó.

El país ha perdido a un gran mexicano. Sin lisonjas innecesarias. Sin buscar quedar bien con nadie. Y si alguien tiene otra opinión, muy suya.

Llamado “El Diamante Negro”, por su brillantez intelectual y como dice la Real Academia de la Lengua: bonhomía. Del fr. bonhomie. 1. f. Afabilidad, sencillez, bondad y honradez en el carácter y en el comportamiento. Así fue el nacido en la Ciudad de México el 8 de mayo de 1935.

Escribió una docena de libros sobre economía e historia; fue profesor en la UNAM y las conferencias magistrales que ofrecía llenaban auditorios.

Anoche que sus restos se velaban, sus contemporáneos, los que quedan, y otros de menos edad pero que lo conocieron, lo acompañaron en su último adiós. Yo lo hago desde este espacio.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx,

Twitter: @jesusmichelMx