imagotipo

Punto de Vista

  • Jesús Michel

  • Jesús Michel Narváez
  • Máscara contra cabellera…

Rudos contra rudas ¿o hay técnicos? en una lucha de máscara contra caballera que llevan a cabo en el pancracio del PRD, Miguel Barbosa y Raúl Morón, los rudos, y Alejandra Barrales con su compañera Dolores Padierna, las rudas. Es un enfrentamiento que amenaza con desbordar al respetable, al ser dos bandos que llevan a sus porras.

La campal no es por la corona de peso medio sino por los millones de pesos que se manejan en la coordinación de los senadores del PRD. Además, por el peso político que se ejerce y porque es una posición en la que los reflectores le permiten al actor principal estar en el podio de los triunfadores.

Barbosa se enfrentó abiertamente con Barrales y ésta, cual árbitro de la contienda, descalificó al adversario y permitió que la espectadora, Padierna subiera al ring para descontar al que era su jefe. Pero el capitán de los rudos, se negó a dejar el encordado y se atrincheró en su esquina acompañado de sus 15 asistentes, los que limpiaban sangre que brotaba de la ceja herida lo mismo que arrojan agua y le daban a respirar sales. Sin tiempo para terminar, cuatro días después, Barbosa se puso de pie y logró darle la mano a su compañero, Morón, a quien le permitió entrar al pancracio.

Cuando se esperaba que la lucha terminará, Padierna brincó y dejó en claro que el descalificado no tiene derecho a recibir relevos. Barrales encaró al nuevo sobre la lona y desconoció la legalidad de su relevo.

Falta un cuarto para las doce. Y bien a bien no se sabe quién perderá la máscara o la caballera, que es igual a los millones que se manejan desde la coordinación senatorial. Y árbitro ajeno que compró la riña, Pablo Escudero ya fue expulsado.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter: @jesusmichelMx