imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Jesús Michel Narváez

Politización de la LSI…

Desde el momento en que se pidió aprobar el Mando Mixto para darle salida a la Ley de Seguridad Interior, se politizó el contenido que daría marco jurídico a las Fuerzas Armadas del país, me confiaron dos altos mandos castrenses.

Uno de ellos de plano advierte que no saldrá y que soldados, marinos y pilotos quedarán a la deriva literalmente en su accionar en la lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico.

“Mientras los legisladores no entiendan que estamos en las calles por dos razones: orden del Jefe Supremo y necesidad de proteger a la sociedad, seguirán debatiendo temas que no tocan el fondo”, me decía otro mando.

Del lado opuesto, el de los congresistas, un par de ellos me explicaban que la LSI tiene demasiadas aristas, porque se emitiría un cheque en blanco a las Fuerzas Armadas para que “violen los derechos humanos”. La forma en que me respondieron es excesiva. ¿Cuáles derechos humanos pueden tener o merecer que se les respete a quien asesina a sangre fría, secuestra y mutila a las víctimas, envenena a millones de personas y es capaces de corromper al más pintado?

Los derechos humanos son para las personas de bien, no para los criminales. Y si ahora se anteponen a quienes tratan de garantizar la seguridad interior por la ausencia de corporaciones policíacas estatales y municipales, vamos de mal en peor.

Ese cambalache de una Ley por otra, pone en evidencia que los intereses de los legisladores no están con la sociedad que dicen representar, sino con el poder de gobernadores y alcaldes que reciben dividendos económicos por aparentar ceguera.

La politización de la LSI es mala señal. ¿Cuánto más aguantarán las Fuerzas Armadas?

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter: @jesusmichelMx