imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Jesús Michel Narváez

Aburto ¿lobo solitario?..

Se cumplen 23 años y todo sigue como hace 23 años: sin encontrar al autor intelectual del asesinato de Luis Donaldo Colosio. Aquel 23 de marzo de 1994 cimbró a México. Desde el homicidio de Álvaro Obregón ya como presidente electo, no se había registrado una agresión así aunque en 1930 Pascual Ortiz Rubio sufrió un atentado justamente el día de su toma de posesión. Herido de bala, fue internado en la Cruz Roja -¡qué tiempos aquellos señor don Simón- en donde permaneció dos meses y, según la biografía del michoacano apodado “El Nopalito”, el atentado provocó que tuviera un trauma psíquico y eso le produjo neurosis que lo llevó finalmente a renunciar.

Colosio prometía. Aquel discurso pronunciado el 6 de marzo de 1994 en la Plaza de la República y en el que evocó la oración pronunciada por Martin Luther King: “Tengo un sueño, un solo sueño, seguir soñando. Soñar con la libertad, soñar con la justicia, soñar con la igualdad y ojalá ya no tuviera necesidad de soñarlas”, despertaba la esperanza.

Un discurso en el que expresó: ¡Es la hora de cerrarle el paso al influyentismo, a la corrupción y a la impunidad! Mensajes críticos a la forma de gobernar. Distancia entre el Gobierno y el partido. Posiciones encontradas. Dos semanas de análisis de su posición.

Pasaron solamente 17 días antes de ser arteramente asesinado en Lomas Taurinas, allá en Tijuana, por Mario Aburto, un joven en ese entones de 20 años y que lleva 23 encarcelado, confeso del crimen. Hoy se dice inocente y su padre revela que se encuentra “muy enfermo” y pide su liberación.

Después de tantos años, nadie sabe si Aburto es el criminal. Se habló de su doble. ¿Acaso es un lobo solitario?

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter: @jesusmichelMx