imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Magia del FIDE…

Esta mañana perdí una hora de sueño. Cambio el horario y estamos en el de verano. En octubre regresaremos al de otoño. ¿Cuál es el beneficio? Según el FIDE y la CFE en el 2016 se ahorraron mil 524 millones de pesos –que nadie sabe dónde están- y ofrecen una cifra escalofriante: a 21 años de haberse puesto en marcha el cambio de horario, el ahorro acumulado de 28,826 GWh (sic) equivale a abastecer 13,711 millones de hogares durante un año con un consumo promedio de 289 kWh (sic) bimestrales por cada uno. ¿Y?

Personalmente nunca ha observado que los recibos de energía de mi casa hayan descendido. No en el verano. Tampoco en el Otoño. Menos en el invierno. Y de la primavera no me ocupo. ¿Cuál es el beneficio al bolsillo?

La Comisión Federal de Electricidad nos invade de informaciones que no podemos corroborar. Nos cambia los medidores sin pedirnos permiso y nos los cobra. Ahora nos ofrece una para usar el prepago con tarjeta de crédito.

Según la información oficial del Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica los ahorros permiten reducir el consumo de combustibles fósiles, con lo que se evita la emisión a la atmósfera de miles de toneladas de bióxido de carbono. ¿Y?

Durante el año pasado una de las alzas que impacto en la inflación fue la registrada por el consumo de energía eléctrica. Para este año ya se aplicaron tres incrementos y los que vienen. ¿Dónde está el ahorro o quién se beneficia de éste si existe?

Supondría que si en cambiar el horario estuviera un ahorro que se reflejara en los bolsillos de los consumidores, entonces hay que aplaudir la medida. Mas no es así. ¿Entonces qué ganamos con adelantar el reloj una hora?

Es la magia del FIDE

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter: @jesusmichelMx