imagotipo

Punto de Vista

  • Jesús Michel

  • Jesús Michel Narváez
  • Solo serán tres…

 

Mañana comienzan cuatro batallas electorales, tres de ellas para renovar gobernador y congresos locales. Participan 24 candidatos a las gubernaturas de los estados de México, Coahuila y Nayarit. Únicamente tres llegarán a los respectivos palacios de Gobierno.

En dos de las entidades no se ha dado una derrota del PRI y todos los opositores tratan de derribarlo. Edomex y Coahuila no han conocido gobernante alguno que no sea del tricolor. Los números hablan y salvo la elección de 1999 cuando ganó Arturo Montiel Rojas con su campaña los derechos humanos “son para los humanos y no para las ratas”, la votación estuvo cerrada. En todas las demás, las diferencias fueron cuando menos de dos a uno.

Para el PRI, las cuatro elecciones serán una prueba de fuego. Poco ayuda el crecimiento de la inflación, el cúmulo de acusaciones en contra de exgobernadores y funcionarios de menor nivel y menos los latrocinios cometidos, la corrupción y la impunidad rampante que prevalece. Las oposiciones sacarán raja y harán del árbol tablitas para parquet. Además, de acuerdo con encuestas estatales, sus candidatos no son los más reconocidos por su honradez, honestidad y positivos.

Y para las oposiciones, sobre todo las que representan Morena y el PAN, la mesa está servida para celebrar el banquete que se ofrecería por sus triunfos. Presumiblemente, la batalla más importante se librará en el Estado de México, en donde los tres partidos grandes presentan sus mejores cartas, según sus evaluaciones. Alfredo del Mazo, Josefina Vázquez y Delfina Gómez adelantan en las encuestas. La pregunta valida es: ¿se puede confiar en ellas? Ya veremos el 4 de junio.