imagotipo

Punto de Vista

  • Jesús Michel

  • Jesús Michel Narváez
  • Semana de ¿peces y panes?..

Ante la pobreza real que existe en todo el país, con mayor presencia en el sur-sureste, pero no por ello inexistente en Nezahualcóyotl, Ecatepec, Valle de Chalco, Zinacantepec, entre otros, en el Estado de México; o en Tepic, Santiago Ixcuintla, Ixtlán del Río, allá en Nayarit; o en Abasolo, Allende, General Cepeda, en Coahuila, los candidatos que compiten por las gubernaturas no han presentado un programa que la abata (la pobreza).

Por ello, al inicio de la Semana Santa a lo mejor alguno de los punteros tiene a bien anunciar el programa de los peces y los panes. ¿Quién hallará el Monte de los Olivos o algo que se le parezca para dar el banderazo que termine con la pobreza y el hambre?

Hasta este momento, cuando han transcurrido siete días efectivos de las campañas electorales, los candidatos han dedicado sus mejores esfuerzos, cuando los realizan, para defenestrar al de enfrente no para hacer propuestas que intenten amainar los problemas que aquejan a millones de personas radicadas en las tres entidades.

Inseguridad, pobreza, falta de agua, drenaje, servicios de salud, abasto de alimentos, desempleo, escasez de escuelas, pésimo y caro transporte, carreteras abandonadas, carencia de energía eléctrica y lo que usted le quiera sumar, forma parte de la sobrevivencia. De los temas, todos conocidos, hablan generalidades. “Cuando gobierne, habrá agua suficiente”, dice algún candidato sin tomar en cuenta que se requieren obras de infraestructura que nadie ha querido desarrollar.

Parece mentira que los aspirantes de todos los partidos no se den cuenta que las viejas promesas, repetidas hasta el cansancio, no convencen a nadie. ¿Arrancará el programa de los peces y los panes?