imagotipo

Punto de Vista

  • Jesús Michel

Jesús Michel Narváez

Irritación atunera…

Frente al ataque continuado de Donald Trump en contra de México, una resolución de la OMC le debe haber levantado el oaxaqueño y rubio cabello. Porque durante una década nuestro país fue impedido a exportar atún bajo el pretexto de que al pescarlo se hacía lo propio con los delfines.

Todo comenzó en 1991 con el etiquetado: “dolphin safe” por lo que nuestro país presentó una denuncia en el GATT antecesor de la OMC y en la que reclamo las estrictas reglas impuestas por EU muy superiores a las que se aplicaron a otras naciones. En 2008 el Gobierno de la República inició el procedimiento de solución ante la OMC contra las reglas de etiquetado, las que impedían el comercio del atún mexicano.

Finalmente, casi una década después, la OMC le da la razón a México y le ofrece la posibilidad de imponer sanciones por 163 millones de dólares anuales además de represalias económicas por la importación de jarabe de maíz de alta fructuosa.

La pesca del atún en los litorales mexicanos se realiza conforme a las normas internacionales, en las que se evita la captura de delfines. Sin embargo, los gobiernos de Georg W. Bush y Barack Obama mantuvieron la reyerta en aras de mantener cerrado el mercado para el atún mexicano. Y México siguió machacando hasta lograr lo que la Organización Mundial de Comercio fallara a nuestro favor.

Trump no habrá digerido todavía la medida. Quizá ni siquiera se ha enterado. Está inmerso en el twitter tratando de justificar las razones por las cuales no podrá iniciar su, si su muro. Sabe que si insiste en exigir recursos para su valla, los demócratas no le autorizarán el presupuesto fiscal para el año.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter:@jesusmichelMx